8/5/11

Sueldos, bondades y valores.

cortando dinero con cuchillo y tenedor
Antiguamente la bondad era un bien preciado, la recompensa por tal virtud era el ingreso en el reino de los cielos.

Después de muchos años había que ser bueno en distintas artes, escritura, pintura, escultura, arquitectura, para obtener la beneficencia de los reyes, condes o duques.

Con el desarrollo industrial otras profesiones serían bien remuneradas, ingenieros, economistas, arquitectos, etc.

En la sociedad actual mejor las profesiones mejor remuneradas son los deportes/espectáculos futbolistas, tenistas, corredores de coches, etc.

¿Como es posible que 22 señores en pantalón corto, corriendo detrás de una balón o un tenista por dar raquetazos a una pelota por ganen más que las personas que se han sacrificado durante cinco años o más en estudiar una carrera universitaria?

También hay profesiones de contertulios (arte de entretener), personas que no saben de nada en particular y que son famosos gracias a que salen en algún medio de masas.

¿Como es posible que personas que su trabajo consiste entretenernos ganen más que personas altamente cualificadas, científicos, poetas, escritores, etc.?

Los valores de la sociedad actual me recuerdan a los circenses que en la edad media tenían ciertos privilegios por entretener al señor feudal y a su corte.

Es posible que tengamos la sociedad que nos merecemos, no dejo de sorprenderme cuando miles de personas se manifiesten porque jugadores de fútbol han ganado un campeonato y nadie salga a la calle para reclamar una sociedad más justa.

40 comentarios:

  1. ojalá también hubiera masas de gente fuera de la calle dando un sí a una vida mejor, sí a la paz... porque la unión de mucha gente reune una vibración, una energia muy elevada para que aquello se produzca. Que así sea.
    Gracias por esta reflexion. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Es un gran artículo. El desfase en los suelos, comparando con los que cobran en la élite, es grande, enorme.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Los tiempos cambian. Lo que antes estaba muy prestigiado como los docentes, los médicos, los científicos... hoy dejan su lugar, creo que lamentablemente, a los deportistas y a los contertulios de los programas basura. Pero este nuevo prestigio sólo les viene por el dinero que ganan y no por otras razones. Tenemos el modelo de sociedad que nos merecemos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. estoy de acuerdo con esta reflexión, pero somos nosotros los que pagamos esos sueldos de una manera u otra...referente al futbol te diré una cosa que creo que te acordarás, porque estba implicado el celta...al Betis lo iban a bajar a segunda por no se que de dinero...salieron a la calle 60.000 personas a protestar...¿te acuerdas cuantos salieron en Vigo por aquel entonces? somos culpable amigo...un saludo y felicidades

    ResponderEliminar
  5. Pd: Se me olvidaba...actualmente el 31% de desempleo en Andalucia...¿cuantas personas han salido a protestar a la calle? y ¿en el resto de España?
    Perdon y de nuevo un saludo

    ResponderEliminar
  6. Desafortunadamente Alejandro, es la ley del mercado. OFERTA Y DEMANDA y al "STABLISHMENT" le interesa mantener a la gente entretenida y con ocio así no piensan, la mayoria son borregos.

    Tenemos lo que merecemos, pues la mayoría vive en un capitalismo de ficción, donde la imagen, el ocio y lo superfluo campa a sus anchas.

    Pero esas ganancia no son no nada con los ingenieros finacieros de Wall Strett arifices de este caos economico y caida del sistema financiero.

    Echa un vistazo:
    http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=bglX9Jpn4GM

    ResponderEliminar
  7. bella y sabia reflexion nos regalas, esta asturiana te da infinitas gracias por hacernos participes de ella y está de acuerdo en todo lo que escribiste. un besin muy muy grande.

    ResponderEliminar
  8. Y la vida es sueño y los de ahora son....... bastante vulgares, repetitivos y manipulables. Los valores ¿de quien? Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, ya ves, es la ley de la oferta y la demande, de unos hay muy poquitos proporcionalmente a la población y se les paga mucho, y de otros está lleno el mundo y ganan para ir tirando...jajajaç
    Eso si no están en el paro, claro.
    Salud

    ResponderEliminar
  10. Alejandro, muy buen texto para reflexionar amigo. Me voy meditando no sin antes dejarte un beso, cuidate.

    ResponderEliminar
  11. Tienes toda la razon, mi querido Alejandro.

    A ratos el balon y las carreras de bicicletas nos separan de las tristes realidades, por quedarnos en la emocion del momento.

    Un abrazo grande y excelente reflexion!!

    ResponderEliminar
  12. Es curioso pensar en el cambio que he experimentado desde la lectura del primer párrafo hasta que he llegado al último. La situación que presentas no tiene posible objección, son realidades evidentes en nuestra sociedad actual, y, si queremos que cambie, tendremos que empezar por cambiar nosotros y no dejarnos manipular.

    Creo que el futbol es una nueva forma de religión "salvando las distancias, claro" y lo es por el fervor y la entrega que demuestran sus adeptos, al extremo de que representa un peligro para los cardiacos que su equipo pierda... Sería para reirse si no fuera algo tan serio. Los futbolistas son los ídolos modernos: nuestra especie siempre se ha perecido por el "éxito" aunque es terriblemente cruel con los "heroes que fracasan".

    Para pedir algo, hay que creer en ello. En mi opinión, hay demasiada gente que no tienee la menor esperanza en que la sociedad sea más justa para todos, es decir, todos con las mismas oportunidades de educación, de vivienda, de encontrar un trabajo digno y bien remunerado, etc.

    Si todo el tiempo que ocupan todos los aficionados al futbol a saber de la vida de los jugadires, lo dedicaran a formarse, a leer, a enterarse de cómo se organiza este mundo y cómo nos dirigen y gobiernan, entonces, sí, entonces sería posibles que estuviéramos dispuestos a lanzarnos a ser ciudadanos, a hacer oír nuestras opiniones y lo que esperamos de quienes nos gobiernan y, así, podríamos tener esa voz que los diputados y senadores dicen representar y que no es la del pueblo sino la de los partidos políticos y de sus planes.

    ResponderEliminar
  13. Esa misma pregunta me la he hecho un monton de veces y no lo entiendo ni lo entendere nunca. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Es realmente incomprensible, Alejandro. Recuerdo que mi hijo, cuando tenía 5 años, me decía que él iba a ser jugador de fútbol. Ja. Hoy es ingeniero. Tal vez le hubiera ido mejor de futbolista.
    Muy buena entrada. Beso para ti.

    ResponderEliminar
  15. Me alegra volver a saber de ti.
    Buen análisis, Alejandro.
    Me temo que sea un fenómeno de masas repetido y repartido por todo el globo. Acá ocurre exactamente lo mismo.
    Tengo una teoría.
    Si no me equivoco, los programas rosas de la televisión son un derivado de las revistas del corazón, de otra época.
    En los '80 el mundo del jetset era furor, sobre todo por los representantes de cierto nivel que había. Todo el mundo compraba las revistas de papel couché para enterarse qué pasaba con la Lady Di, para copiarle el peinado, el estilo, etc. Fue una época de glamour al que el común denominador de mortales aspiraba, desde su asiento en la peluquería o en la antesala de alguna consulta u oficina.
    Luego, a la década siguiente, con lo de Internet y la Tv por cable, las revistas rosas, pasaron a formato televisivo,y la receta proliferó y agarró fuerza, a nivel global, pero con una variante. Ya no alcanzaba con lo del glamour, porque los temas de la aristocracia o de la high society, eran limitados a lo mismo de siempre.
    Con Internet, las videos cámaras y cámaras fotográficas en el teléfono móvil, cualquiera se convirtió en camarógrafo o fotógrafo 'profesional', y si había un medio fácil y gratuito para hacer públicas las imágenes (lease, Youtube), por qué no aprovecharlo para darse a conocer, para así llegar a ser tan famoso y conocido como los ídolos a los que se admiraron siempre?
    La democratización del acceso a los medios masivos de información, convirtió al simple peatón en centro de atención. Eso, sumado al descubrimiento del alto ratting de sintonía de los Reality, implantó la semilla del nuevo fenómeno de masas: 'sacar gente del anonimato y ponerlos ante una cámara'. Llegó a ser, sin duda, negocio redondo, grito y plata.
    Y mi hipótesis es que esto ocurre porque se da un extraño efecto de espejo entre el tele-espectador y el 'espectado', que se podría resumir como:
    -Hey, así como ése, por qué no yo? Ése que no es Lady Di, ni nadie conocido.?-
    El truco es hacer creer a la población de comunes denominadores que así como se ven las cosas, son.
    Para tener a un consumidor de chatarra esperando cada vez por más chatarra.
    Temo que es un fenómeno que llegó para quedarse, al menos mientras el sistema tenga espectadores chatarras.
    Pero lo bueno es que siempre queda la opción de cambiar de canal, o de apagar la tele y buscarse algo mejor que hacer.
    Un gran saludo.
    Enhorabuena, Alejandro.

    ResponderEliminar
  16. Ciertamente son síntomas claros de que nuestra sociedad está enferma, muy enferma Estimado Amigo.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  17. Son los gladiadores modernos del circo actual... Saludos!

    ResponderEliminar
  18. El mundo es extraño y está lleno de particularidades y hechos que a veces no tienen explicación.

    En este sentido, las hadas me han enseñado que la vida resulta una paradoja y está llena de contrastes.

    ResponderEliminar
  19. Aplaudo efusivamente lo que has compartido.
    Tal cual.... es la sociedad actual.

    Los medios de comunicacion adquirieron el poder (que nosostros les dimos) y nos manipulan a su antojo.

    Queda mas dinero??? bueno eso fomentemos.

    No se porqué pero acuden a mi mente las imagenes de rebaños de ovejas?????

    Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  20. tu post es excelente!
    sabés cuántas veces me pasa que me pongo a pensar en ésta cosa extraña de que vale más una patada goleadora que años de quemarse las pestañas para terminar una carrera?
    muchas veces no entiendo los valores de la sociedad actual
    y eso me pone mal, me da tristeza

    beso

    ResponderEliminar
  21. En primer lugar, gracias por comentar en mi blog Tijerasdepapel. He dado un vistazo a tu y lo encuentro muy interesante. El últim artículo es muy lúcido. Me quedo como seguidor de tu blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Alejandro llevas razón, aunque podíamos observar como los fútbolistas terminan su oficio a corta edad, a los cuarenta o algo más.
    Un saludo muy cordial.
    Goriot.

    ResponderEliminar
  23. Esta misma reflexión la he tenido yo mil veces; esta sociedad está fatal.

    ResponderEliminar
  24. Es evidente que la sociedad en que vivimos es la que nosotros hemos hecho, la que nos merecemos por tanto.

    ResponderEliminar
  25. Alejandro, ha ocurrido un error en Blogger, se han estado borrando comentarios de las entradas, le ha ocurrido a muchas personas, por lo que he podido darme cuenta ´por la cantidad de reclamos que hay.
    Por si revisabas y no encontrabas tu comentario, no pienses que lo he quitado. Nunca haría eso con un comentario tuyo. Siempre son bienvenidos.
    Lamentables fallas técnicas que delatan a los humanos que aún están al mando de los sistemas.
    Un gran saludo.
    Oriana.

    ResponderEliminar
  26. Que buen artículo, que alegría, me gusta..

    necesitemos que muchos de nosotros digamos esto..

    que es real..

    y que estamos indignados.. todos por ello.

    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Alejandroo, esto es como en el caso de las noticias: la gente no lee las positivas sino las tragedias. Que tristeza.

    Gran abrazo!!

    ResponderEliminar
  28. Tu penúltimo párrafo creo que es la flecha en la diana. Pones ejemplos del espectáculo y me voy a ceñir a eso. Creo que hay una burbuja y que acabará también por estallar, tanto espectáculo-deportiva (No podremos aguantar otros 4 partidos R. Madrid-Barça seguidos la próxima temporada) como espectáculo-esperpento-televisivo. :(

    ResponderEliminar
  29. Muy pero que muy interesante este post que has puesto y que bajo mi forma de pensar estoy totalmente de acuerdo.
    Siempre que veo los nervios que por ejemplo se coge mi marido viendo un partido y la ansiedad que se le queda en el cuerpo, es que no lo entiendo (de verdad).
    Los buenos valores y los sanos principios de la vida ya no existen. Y lo de salir a la calle para reclamar una sociedad más justa lo veo muy lejano (mejor dicho no lo veo mi amigo).
    Pero bueno, siempre nos quedan posts como estos para hacernos reflexionar y preguntarnos ¿vale verdaderamente la pena?.
    Un saludo y cuídate mucho (pues eso si vale la pena).

    ResponderEliminar
  30. ¡HOLA!
    DE TODAS FORMAS LA SOCIEDAD CIVIL, YA SE ESTA PONIENDO LAS PILAS,
    PRESISAMENTE PORQUE SE VE, SE SIENTE LO QUE MUY BIEN COMENTAS EN TU ARTICULO.

    SALUD.
    J.M. OJEDA

    ResponderEliminar
  31. Y lo peor de todo es que el populacho ya ha aprendido a la fuerza a encumbrarles! Hay un club de fans hasta de la Velen Hesteban!

    Un besito y un buen café!

    ResponderEliminar
  32. Bueno, Alejandro, nada nuevo bajo el sol. En tiempos de Franco (sí, yo existía) cuando se olían que podía haber bronca, con un partido de fútbol o una corrida de toros, todo el mundo quieto...
    Había una tal Dª Francis en la radio (que luego resultó ser un Sr.) al que las sras y señoritas enviaban cartas pidiendo consejos, casi todos de amor.
    Desde ahí se aleccionaba bien a las féminas en cómo tenías que ser sus "virtudes" y comportamientos.
    Lo que no se aleccionaba desde ahí, se hacía desde el púlpito y los confesionarios. Te imaginas que poder de convocatoria?
    Y claro, como la que llevaba la casa era la mujer, el hombre se dedicaba a cosas más importantes como ir al trabajo, al fútbol y los toros y a beber Soberano (coñac) que ya lo decía el slogan..." Es cosa de hombres"...Bueno, pues como decía, se aleccionaba a la mujer y así los hijos se criaban según esas consignas y la sociedad también.
    Luego, como justificando la ley del péndulo, vino el destape.
    Todos a Perpignán a ver culos y tetas. Y llegó a España... en todas la pelíulas "españoladas" tetas y culos que los exigían el guión, aún que no viniera al caso... Había que ser moderno.
    Y luego llegó la droga, sexo y rok and roll...
    Así que seguimos prácticamente igual. Los mismos perros con distintos collares.
    De los futbolistas y deportistas de élite... Son unos pocos y de vida profesional corta...Como siempre.
    La única que no estaba antes era Belén Esteban...
    Y salir a la calle, el dia 15 ya han salido a protestar y, hay quien dice que es una maniobra orquestada desde el PSOE para desviar la atención de los problemas importantes.

    Y ¿sabes? Yo sólo sé que no sé nada...
    Un besito amigo.
    Por cierto, soy Luna, del blog de la iaia, que cerré ese blog y he empezado una etapa nueva en Conversando...http://conversandoconmaru,blogspot.com/ lo digo porque como no aparece el avatar no verás que sigo siendo la misma.

    Un besito querido amigo. Un post muy bueno, como verás me ha hecho pensar...

    ResponderEliminar
  33. La verdad es que eso desanima a los estudiantes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  34. Definitivamente tenemos la sociedad que nos merecemos, a cada quien le corresponde cambiar esto poco a poco, cada uno en su vida diaria, con quienes convive.
    Saludos, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  35. Totalmente de acuerdo con lo que aqui expones. Yo también me pregunto eso y entiendo que no hay incentivo para que nuestros jóvenes se preparen. Para qué, si después de tantos años de universidad te tienes que conformar con ser mileurista cuando otros que no han llegado muchas veces ni a terminar el bachiller se forran sólo por ser famosos o como bien dices dedicarse al deporte, a las artes, etc. Es un tanto difícil de digerir, sin quitar mérito a nadie.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  36. Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  37. Coincido con lo que dices. Así estamos también. Un abrazo a mi regreso.

    ResponderEliminar
  38. Vengo a releerte y a recordarte que hay una gran verdad en tus palabras y que a veces el mundo parece un circo

    ResponderEliminar
  39. Sorprende la sociedad que tenemos, ni el científico más afamado obtiene la décima parte de reconocimiento que un futbolista.

    ResponderEliminar
  40. Lo plantea rematadamente mal, pero re-mal.

    Es cierto lo de los enormes emolumentos de las estrellas del espectaculo deportivo, pero eso no es de hoy, no es cosa reciente y por ello no es hoy relevante.

    Lo relevante son los sueldos y ganancias de una casta de sujetos de los negocios que han copado el poder efectivo. Digo poder efectivo porque los politicos, detentadores del poder formal, hacen lo que ellos dicen y lo sueldos de esos politicos serian los propios de unos empleados importantes pero aun asi insignificantes en comparacion con las ganancias de aquellos sujetos cuyas instrucciones cumplen y aplican los politicos.

    Banqueros, financieros, empresarios de exito... esas gentes obtienen ganancias fabulosas, cuya acumulacion y gestion liberalizada les permite poner en jaque la economia de los paises. Cosa que han hecho, lo estan haciendo y rematando.

    ResponderEliminar