30/5/11

Plaga de gaviotas

gaviotas atacando a un hombre
En el año 2050 la escasez de alimentos aterraba a toda la humanidad. La muerte de los humanos se contaban por millones.

Todos los tejados de las casas y edificios estaban llenos de nidos de gaviotas. Hacía décadas que las gaviotas no pescaban, de hecho ya no visitaban la costa.

La población salía de sus casas con paragüas y parasoles para que los millones de gaviotas que surcaban el cielo depositaran sus excrementos en sus cabezas.

Hasta ahora se habían alimentado de las sobras que generaban los humanos, pero en tiempo de escasez el instinto de supervivencia hacía que las aves carroñeras se hubieran convertido en aves de presa.

Hacía tiempo que las gaviotas se habían especializado en picotear los ojos de los humanos, ya que eran más blandos y más fáciles de tragar... Las gaviotas seguían dejando cada vez mas humanos ciegos.

La plaga se trasladó a muchos países. Las gaviotas habían probado la carne humana y se sentían muy bien alimentadas.

37 comentarios:

  1. Vaya, una realidad posible y terrible. Muy bien escrito.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Uff yo de palomas y gaviotas no descarto nada.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Estremecidome has. Y lo malo es que pocos estarían dispuestos a plantearse su realidad. Beso.

    ResponderEliminar
  4. De gaviotas ya estamos rodeados, ya. Sólo hace falta ver los resultados electorales...

    ResponderEliminar
  5. Esto debe tratarse sin duda de una pesadilla. Hay que cenar menos y cosas ligeras.
    Por si las moscas no comeremos ave.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Por un momento se me ha venido a la cabeza la pelicula de Alfred Hitchcock,los pajaros y me ha dado un poco de sutillo. Un beso

    ResponderEliminar
  7. el bwana19:12

    Menos mal que para ese año estaré criando malvas, ¡vaya panorama!

    ResponderEliminar
  8. Que miedito me ha dado estas gaviotas cazadoras!!

    ResponderEliminar
  9. Apocalíptico y aterrador texto.

    ResponderEliminar
  10. Esto huele a segunda parte de Los Pájaros!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. ¿Sabes? siempre vi a la gaviota como una ave idílica, libre, dueña del horizonte, et. etc. hasta..... que viví cuatro años en Vigo (Galicia) muy cerca del Puerto. El sitio idílico, pero las gaviotas... Son asquerosas, chillonas, carroñeras, apestosas y cagonas... Así que tu relato me ha resultado terrorífico, ojalá nunca se haga realidad.
    Pero... ¿te has dado cuenta de que nos hemos acostumbrado a vivir y convivir con los cuervos? es muy preocupante. Besitos, amigo

    ResponderEliminar
  12. Me ha recordado "Los pajaros", pero puestos a imaginar, todo es posible...
    Salud

    ResponderEliminar
  13. excelente y atemorizador ya que aunque el texto hable del 2050 no puedo dejar de hacer alguna que otra analogía.

    estremecedor y por demás interesante

    beso grande

    ResponderEliminar
  14. ammm bueno ...que terrorifico eso de que te coman los ojos....imaginate ir caminando por la calle y que de repente te agarre una gaviota por la cara ...seria de terror...pero el comportamiento es parecido al de un ser humano de cuarta...que tg te come los ojos y si te come el cuero se siente bien alimentado...


    que estes bien neuris

    SAUVIGNONA

    ResponderEliminar
  15. ¿¿¿No sería una metamorfosis de banqueros y políticos, especuladores de la costa o sinvergüenzas del suelo????

    Este verano no voy a la playa. Me has creado un trauma. Con lo gallina que soy!

    Beso.

    ResponderEliminar
  16. Alejandro, puede suceder amigo. Me dejas reflexionando en las posibilidades para el 2050. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  17. Pues es verdad que pueden así vista parecer malas, pero nunca ninguna de ellos me hizo mal.

    un beso

    ResponderEliminar
  18. Saludos Alejandro:
    Qué te hizo llegar a semejante conclusión?
    Gaviotas en los puertos y terminales pesqueros son como las palomas en las plazas de las ciudades, plagas que lo ensucian todo. Verdaderos ratones con plumas.
    Vectores de enfermedades cuando más. Aunque de algún modo envidie su capacidad de planear buscando las corrientes de aire tibio para ascender más y más. Que me acuerdo de "Juan Salvador Gaviota" de Richard Bach, y no las puedo detestar, a pesar de todo.
    Habrá algún modo de evitar que esto vaya a ocurrir realmente? Me refiero a la gran hambruna mundial que provocaría la escasez de basura que alimenta a las gaviotas?
    Espero de todo corazón que sí.
    Saludos cordiales.
    Oriana.

    ResponderEliminar
  19. Nos vamos acostumbrando a que se nos quite espacio.
    Somos cómodos, esperamos siempre que otro se ocupe.
    Y terminamos no viendo.
    Y para pero...no razonando.

    Cariños y buen domingo

    ResponderEliminar
  20. Y para peor....no razonando

    ResponderEliminar
  21. Me ha sobrecogido y me he acordado de Hitchkoc y Los pájaros. Buen relato. Un abrazo, gracias or tu visita y con tu permiso seguiré echando un vistazo

    ResponderEliminar
  22. Anónimo20:16

    Los hombres tenemos muchas maneras de deshacernos de las gaviotas: las armas de fuego, por ejemplo. Y con algo más primitivo como las piedras, también tendrían que salir huyendo. Aún quedaría el recurso de proporcionarles comida envenenada... Perdona que te estropee la historia de terror pero el animal más peligroso es el humano, que yo sepa. Franziska

    ResponderEliminar
  23. Anónimo20:19

    Tengo que usar el subterfugio de publicar como Anónimo, no me queda otra. Perdona las molestias. Creo que conoces bien a esta Fran zis ka.

    ResponderEliminar
  24. Anónimo20:25

    Ahora que lo pienso, ¿no serán estas gaviotas las que lleva la derecha española? A escobazos tendremos que correrlas y las echaremos, eso está claro. O se comportan o ya veremos... No estamos para dejarnos sacar los ojos, ya nos han sacado los "cuartos".

    Fran Zis Ka

    ResponderEliminar
  25. No necesitamos a las gaviotas para que acaben con la raza humana, sabemos hacerlo nosotros solitos, no se si para el 2.050 o, como predicen los mayas, ya muy pronto.

    ResponderEliminar
  26. En el mundo de hoy Alejandro muchas cosas son predecibles, entre ellas la autodestruccion.

    Fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  27. Creo que lo de estar ciegos ya nos ha estado pasando, cuando se van negando los problemas que nos estan conduciendo a todos a la destruccion, pero aun hay esperanza, aun con todo el caos que se vive, si nos interesamos mas los unos por los otros siempre habra un poco de esperanza, un poco de futuro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  28. Estremecedor relato. Y muy bueno.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  29. No soy partidario de su extinción, pero igual había que hacer un control de su población.

    ResponderEliminar
  30. Frente a todo lo que hemos hecho y seguimos haciendo en contra de nuestro hábitat, seguro que todo es posible en tiempos venideros. ¡Excelente escrito! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. ¡Jolín!, me he quedado de pieza con esta entrada, me podía imaginar de todo para ese año, pero nunca así.
    Nunca me han gustado los picotazos de ningún pájaro, y las gaviotas reconozco que me dan algo de respeto pues las encuentro reservadas y misteriosas.
    Sinceramente espero de todo corazón que mi final sea otro (o por lo menos es de mis hijos que son los que más me importan).
    Un beso grande y me voy a la cama algo asustadilla y con gaviotas reboloteando por mis sueños.
    Buenas noches y gracias por tus visitas a mi blog.

    ResponderEliminar
  32. Las gaviotas tendrán oportunidad si algo de humanidad queda por entonces. Quizás banqueros y políticos se encarguen de todos nosotros mucho antes. Saludos cordiales Alejandro.

    ResponderEliminar
  33. Contestando tu visita te dire que mas que invadirnos nos masifican!!!!!!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
  34. De un tiempo a esta parte tengo asociada a la gaviota con otra imagen y ... no la puedo separar!

    Es como la paloma, que, por mucho que prolifere, aunque se convierta en una plaga, aunque la vea coja, o con las alas rotas por culpa de su estúpida confianza en que se apartará el coche, la moto o el camión, es el símbolo que asocio a la paz.

    Aparte de todo eso, interesante relato en clave de ciencia-ficción.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  35. Muy lindo el cuento. Vos no se de donde sos. Pero en Buenos Aires dicen que hay una invasion de palomas jaja. Que se alimentan de la basura que hay en las calles, de los restos de alimentos, etc. Y lo peor que dicen que esas palomas estan enfermas. Que mucha gente hace mal en darles de comer o estar demasiado en contacto con ellas. Sobre todo quienes padecen cancer o vih. No se. Eso lo escuche algunas veces.
    Y en cuanto al relato yo creo que al paso que vamos no se si ni siquiera las gaviotas en 2050 van a existir. Cada vez somos mas los que habitamos la Tierra. Al tiempo que cada vez se desmontan mas bosques, se contaminan rios, se dinamitan montañas. Como que la ecuacion no da. Para mi va a llegar un dia que la Tierra morira seca y contaminada. Donde ya no queden mas alimentos por extraer

    ResponderEliminar
  36. Menos mal que no dijiste palomas, las gaviotas también me dan asquito y es cierto que se han vuelto muy carroñeras, pero como las palomas nada...
    Un relato terrorífico, sin duda.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  37. OMG, esta imagen es como si se toma de una película de terror,

    ResponderEliminar