12/3/11

Raíces y libertad

joven con maletas
A lo largo de nuestra vida vamos echando raíces en algún lugar pero hay algunos momentos en los que tenemos que movernos, cambiar de situación, trabajo, localidad, etc.

En algún momento iniciamos un vuelo de libertad y como las raíces no se pueden cortar nos las llevamos con nosotros y quedan ejerciendo su influencia en forma de nostalgia.

Llegaremos a un lugar o situación nueva y si se dan las circunstancias favorables echaremos raíces nuevas y creceremos mental y emocionalmente con más vigor.

37 comentarios:

  1. Yo nací en Andalucía. Con tres años me fui a vivir a Madrid ciudad. Luego me casé y me trasladé a Leganés. Ahora vivo a 30 kilómetros de la ciudad. Como siga así me salgo del mapa peninsular. Y ya no sé de dónde soy.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Buenísima reflexión, me ha gustado muy especialmente eso de "ejercer su influencia en forma de nostalgia".

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Yo, como que ya he movido bastante mi cuerpo, no creo que me mueva de aquí, al no ser que la vejez me juegue una mala pasada y el alemán odioso les obligue a meterme en uno de esos estacionamientos para viejos vegetales...
    Pero mientras se es joven, lo natural es moverse buscando el lugar que mas les guste para echar raíces, lo hice toda mi vida.

    Salud

    ResponderEliminar
  4. Siempre he vivido donde naci, así que mis raices las tengo bastante asentadas, aunque eso no significa que esas raices me aten a este lugar.

    ResponderEliminar
  5. Por haber nacido a orillas de Mediterráneo, mis raíces son de palmera, pequeñas y fáciles de arrancar. No he residido en un lugar por más de dos años.

    ResponderEliminar
  6. Echar raíces no es otra cosa que crecer en un sitio, aunque las primeras raíces fueran de otro lugar.


    Besos!

    ResponderEliminar
  7. A veces, no hacemos elección de nuestra vida. La cosas van sucediendo...
    Yo nací en Valencia y mis padre, cuando yo tenía 30 meses, se trasladaron a vivir a Säo Paulo, Brasil.

    Volvimos a Valencia cuando yo tenía 16 años.
    A los 22 años me casé con un novio que tuve 5 años, valenciano también.
    Mi marido trabajaba en un Banco. Durante 39 años de matrimonio vivimos en 20 casas distintas, en 18 sitios distintos de España.
    Valencia, Tenerife, Las Palmas, Palma de Mallorca, Pamplona, Valencia, Bilbao, Sevilla, Murcia, Madrid, Vigo, Salamanca, Madrid, etc, etc,
    Este verano, con 63 años mi marido se jubiló y hemos vuelto a Valencia.
    Mi hijo mayor vive en Estados Unidos hace 17 años, desde que se marchó a hacer el Doctorado, está casado con su novia Valenciana compañera de la Facultad de Valencia y tiene dos hijas americano-españolas.
    Mi hijo pequeño, no se quiso mover. Vive en Valencia, está casado y tiene dos hijas también.
    Te cuento todo esto porque a veces, he pensado qué hubiera sido de mi vida si hubiera estado siempre en el mismo sitio...
    Pues, "lo que pudo haber sido y no fué" es una ecuación imposible, tanto si te vas como si te quedas.

    Esa es mi vida y sus circunstancias , he ido feliz, pero más? menos? No lo sé, no me lo planteo.
    Mi vida es la que tengo ahora y no me arrepiento de nada de lo que he vivido, porque ya está vivido.
    Un besito

    ResponderEliminar
  8. Puedo estar de acuerdo con Genín, depende del tipo de persona que sea uno. Mis raíces son mis recuerdos. Los lugares, donde mejor me encuentre en cada momento. Con los años uno suele ir mas despacio y necesita aposentarse para poder seguir en relativo movimiento. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Así fue, sobre todo para los abuelos españoles e italianos que llegaron a la Argentina. Aunque en ellos, sus nietos supimos de la nostalgia y el amor por el terruño que dejaron atrás.
    Saludos cordiales Alejandro.

    ResponderEliminar
  10. Yo todavía sigo esperando para lugar idílico... lucharé porque se haga realidad.

    ResponderEliminar
  11. se siente esa nostalgia que mencionas, en cada una de las palabras que expresas!!
    ánimo!! renovarse, también es VIVIR!!
    buen finde.
    kisses

    ResponderEliminar
  12. Yo tengo raices "sueltas" por las circunstancias de la vida y siempre, creo, que no pondré raices en ningun lugar por lo que veo. Entonces no soy de ninguna parte y sin embargo soy de todas partes. Es un contrasentido pero es así.

    ResponderEliminar
  13. Yo este curso estoy viviendo fuera de mis raíces, y la verdad es que he tenido mucha suerte, me han acogido muy bien y me encuentro muy a gusto, pero siempre se echa de menos la tierra de uno y la gente de uno. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. No he podido coratar de todos las raices que me unieron en otro tiempo a mi tierra..siempre seguiran ahi, sin embargo eso no ha impedido que poco a poco me acostumbre y vaya decorando mi nuevo jardin.

    buen domingo!

    ResponderEliminar
  15. Estoy a unos meses de mudarme de casa, así que me siento muy identificada con lo que comentas.
    hay sitios donde nunca echamos raices, asi es como me siento donde estoy actualmente.

    buen domingo, saludos.

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola!
    las libertades, se escapan con las raíces, se nutren de quimeras, se establecen en el lugar.
    En el de cada cual, en el de los demás...
    Sentir el pensamiento, el del otro.
    Eso es libertad.

    Saludos de J.M. Ojeda.
    Buen Domingo.

    ResponderEliminar
  17. Por supuesto, los cambios son bienvenidos y aquello que dejamos atrás nos aporta una enseñanza que nos puede ser útil para lo nuevo

    ResponderEliminar
  18. Pues con este mensaje tan bonito que nos has dejado, te deseo que vayas donde vayas, siempre eches raíces nuevas que te ayuden a seguir el camino de tu vida y te hagan aún más, crecer como persona.
    Un beso grande y que sepas que me encanta la foto (super bonita).

    ResponderEliminar
  19. our root is our identity. we have it where ever we go.

    ResponderEliminar
  20. bellisima reflexión nos regalas, esta asturiana te da infinitas gracias por anegar nuestra alma con la sublime esencia y sensibilidad que exhalan tus letras, un besin muy grande.

    ResponderEliminar
  21. las raices son las que van junto a nosotros a donde quiera que vallamos...siempre estaran...
    en otro lugar creceremos ya sea por rabajo o por lo que fuese pero las raices etstaran siempre

    besines :)sau

    ResponderEliminar
  22. Hola Alejandro, que buen post. Mis raices siempre las llevo conmigo, nunca me abandonan. Son parte de mi vida. Te dejo un beso, cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  23. Nací en un lugar y vivo en otro ahora allí me consideran forastero y aqui me consideran de otro sitio.
    Un saludo.
    Goriot

    ResponderEliminar
  24. los cambios también son buenos.. es vida. De cada sitio, de cada casa nueva que he pisado me he llevado momentos.. que ahora son recuerdos nostalgicos..
    Besos :)

    ResponderEliminar
  25. Estoy de acuerdo. Cambiar de lugar y conocer otras personas hace crecer, enriquece y ensancha el espíritu.
    A algunos les vendría bien viajar un poco.

    ResponderEliminar
  26. No me gustaría nada tener que cambiar de raíces, pues las tengo ya muy crecidas

    ResponderEliminar
  27. pues sí, somos animales de costumbre y donde vivimos echamos raíces, qué duda cabe... y los cambios nos gusta poco, nos dan miedo... pero a la larga, nos positivos. Sluds!

    ResponderEliminar
  28. Entiendo lo que dices pero soy una persona muy reacia a cambian mis raíces de sitio y no me gustaría nada veme en la obligación de hacerlo.
    Buen día

    ResponderEliminar
  29. Hola Alejandro,
    A mi me parece que nunca podremos considerarnos realmente libres de disfrutar plenamente de estas "nuevas raíces" mientras sigamos sintiendo nostalgia por lo que se quedo atrás.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Lo importante es saber aclimatarnos y adaptarnos a la nueva situación; hay personas que les resulta muy complicado dejar atrás su pasado e iniciar una nueva vida.

    Buena reflexión.

    saludos

    ResponderEliminar
  31. Me gusta tiene esperanza y es integrador y real.

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Las raíces también se pueden trasplantar cuando la tierra es apropiada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Es cierto el poder de la nostalgia. Mira, ella vuelve a tirar de mí y a hacerme considerar otra vez mi retorno a internet cuando creía que era cuestión de voluntad alejarme de lo que, en realidad, termina por ser casi un trabajo agotador aunque se realice por placer.

    La noticia es, pues, que cuando haya pasado a decir hola por todos los contactos, volveré de nuevo a abrir mis ventanas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Me enriquece tu escrito sobre la libertad.

    Fuerte abrazo..

    ResponderEliminar
  35. Vivir en otro país, indudablemente enriquece a la persona, aprende a amar a todos seas quienes sean ,conocer otras costumbres , entenderlas y amarlas, a cambio de no tener raíces en ningún sitio o en todos.

    ResponderEliminar
  36. Me gusta este escrito... Pensé en que la libertad requiere cierta permanencia y la permanencia cierta libertad. abrazo!

    ResponderEliminar