26/1/11

La ciudad y la vegetación

hormigonera echando cemento
Las grandes aglomeraciones de personas acaban con la naturaleza.

En las ciudades solemos vivir en viviendas pequeñas, respiramos muchos humos y la calidad del aire es muy deficiente. Quitamos y destruimos la vegetación y la sustituimos por cemento.

Los árboles, animales y insectos van desapareciendo y al no tener contacto con la naturaleza nos sentimos más aislados.


Antiguamente nuestros antepasados respiraban aire puro, vivían en el campo y recogían frutos y hortalizas.

Las grandes aglomeraciones de población en las ciudades generan mucha suciedad, hay que recoger los latas, plásticos, colillas, chicles y demás desperdicios que se van acumulando...

40 comentarios:

  1. En Francia, hay cada vez más ciudadanos, en ciudades grandes como París, Lyon o Grenoble, que aprovechan la azotea de sus casas para hacer jardínes. También existen huertos compartidos en parques públicos o en las cercanías. Esto en Catalunya también se está llevando a cabo.

    Es verdad que como en el campo ningún lugar, pero creo que es compatible una ciudad con algo de vegetación.

    ResponderEliminar
  2. desgraciadamente es el precio que se paga por la modernidad
    y es un costo muy alto para todos...

    beso

    ResponderEliminar
  3. Yo vivo en mitad del campo, con mi energía solar y agua del pozo, como los antiguos ermitaños, pero rodeado de todas las tecnologías, y en lugar de cultivar que quita mucho tiempo y crea obligaciones impostergables, prefiero ir al supermercado del pueblo cercano...jajaja
    Salud

    ResponderEliminar
  4. ...mucho desperdicio hay en la gran ciudad no solo objetos...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Pienso que esa es una de las muchas razónes por las que me fui a vivir a lugares pequeños. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Una vida muy artificial la que llevamos. Vivir rodeados de plásticos y cemento no creo que sea ni natural ni sano. A la larga se paga el vivir a espaldas de la naturaleza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Por lo que veo... lo que hacemos es irnos al campo a poner nuestra porción de cemento para huir del mismo...

    ¿Qué sugieres tú? La exposición es atractiva y el argumento pica ¿Provocación? ¿Sondeo? ¿...?

    Un abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
  8. La mayoría de las veces las casas de campo las llenamos de cemento, es una pena.Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Bueno, ahora ya no, por la crisis, pero como dice Verónica, solemos tener nuestra jaula en la ciudad, porque es donde trabajamos....estudiamos y luego hacernos otra jaula de cemento en el campo...
    Pero ahora que pienso, esto es como la ley de péndulo. Cuando se desarrolló la era industrial, de dejaba el campo y el pastoreo para i a trabajar a las fábricas...
    Pero ahora mucha gente vuelve a los pueblos.
    Unos porque se jubilan, otros porque trabajan desde casa y otros en las grandes urbes, como Madrid, en donde las Empresas se han trasladado a los pueblos y se ponen a vivir en donde están sus Empresas..,

    Creo que depende mucho de dónde tenemos el trabajo...
    Personalmente, me gustan los pueblos, aunque vivo en una gran ciudad, pero a las afueras... algo es algo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. LOS INSECTOS SON LOS ÚNICOS QUE SE QUEDAN, LO DEMÁS SE LO LLEVA EL PROGRESO, Y EL CEMENTO.
    SALUDOS QUERIDO NEURO

    ResponderEliminar
  11. me gusta la pequeña zona en la vivo y cada día me siento más orgullosa.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  12. A mí es un tema que me tiene muy preocupada: como la especie humana puede tener tan poco respeto al hábitat natural. Sin embargo, cada vez se toma más conciencia

    ResponderEliminar
  13. Por esa misma razon me fui a vivir en las afueras,casi casi como se vivia hace tiempo. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Y mientras muere la naturaleza en la Ciudad, nosotros enfermamos. Somos parte de ella y los peores verdugos.

    Saludos cordiales Alejandro.

    ResponderEliminar
  15. Estimado Alejandro

    Me parece magnifica motivacion a la conservacion de nuestro habitat.

    Saludos especiales

    ResponderEliminar
  16. Cuando se decidiran las potencias a proteger nuestro medio ambiente?

    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. Alejandro, nuestro planeta agoniza y es triste saber que se acerca su fin. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  18. Decía Maquiavelo que hay que aceptar con una sonrisa aquello que no podemos evitar y en este caso no es fácil hacerlo. Saludos

    ResponderEliminar
  19. Estoy totalmente de acuerdo contigo, a la naturaleza cada vez le dejamos menos sitio y cada vez la tratamos peor y no nos damos cuenta que el día que ella desaparezca nosotros también.
    Buen día

    ResponderEliminar
  20. Yo siempre he dicho que, cuando me jubile, me voy a vivir al campo, me encanta. Mis hijos, en cambio, asocian campo con molestias, bichitos, etc.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Estoy convencido de que es necesario y muy urgente un buen control de natalidad a nivel mundial. Que no nos vengan con rollos de que hay que tener más hijos para que no envejezca la población.

    ResponderEliminar
  22. Pues la verdad, que es muy difícil encontrar aire puro. Vivimos contaminándonos poco a poco, y es por ello que debemos contrarestarlo intentando comer sano (verdura, fruta, fibra....) y hacer algo de deporte (aunque sea caminar 15 minutitos diarios).
    LLevamos una rutina en la que el estrés se ha poderado del ser humano, el cual se ha acostumbrado también a respirar aire contaminado.
    Me gusta mucho la foto que has puesto en este post, con el que hoy tomamos conciencia de que la calidad del aire que mandamos a nuestros pulmones no es bueno. La imagen parece un cigarrillo roto echando las malas cenisas que lleva dentro.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  23. Es curioso: si dejamos de habitar una ciudad diez años, la naturaleza vuelve. Nosotros somos los prescindibles.

    ResponderEliminar
  24. Pues yo también me he montado mi macetohuerto en la terraza y disfruto de lo que siembro, tomates, fresas, judías y muchas flores, que por ahora no se comen, pero si la crisis avanza, aprenderé a hacer sopas de geranios, lobelias e hibiscos. De adelfas no, que son venenosas.

    Un beso grande Mr Kreiner! (me encanta tu apellido, un día de estos me lo quedo...)

    ResponderEliminar
  25. Tenemos que trabajar más en Sostenibilidad. Producimos excedentes para venderlos (es un principio básico de nuestro modelo económico) pero nos preocupa muy poco cómo y de qué manera lo hacemos.

    Tengo una larga lista para poder empezar:
    -comercio justo
    -energías renovables
    -cultivo ecológico
    -consumo responsable

    En fin, enlazando al tema anterior, posponemos nuestros actos y nos miramos el ombligo......

    ResponderEliminar
  26. hola kerido..te sorprendrias del luag en el que vivo...mucho verde y menos de 15 minutos en auto para respirar en algun lugar de colinas verdes un airesito fresco y natural....
    lugares para acampar hay miles...por lo menos todavia la ciudad es chica...

    besos y la verdad que me gusta estar rodeada de verde...y mas verde....de la ciudades grandes lo unico que les envidio es el desarrollo...nada mas...

    besines
    :_)sau

    ResponderEliminar
  27. ¡Hola!
    Somos como somos...

    Saludos de J.M. Ojeda.

    ResponderEliminar
  28. I think that's what they call development.

    ResponderEliminar
  29. Quien no cuida a un arbol, tampoco cuida de sus pulmones.

    ResponderEliminar
  30. Es una lástima que el género humano sea y se comporte de este modo

    ResponderEliminar
  31. Nos comemos la tierra... ¡Qué pena!

    ResponderEliminar
  32. Pues así es... por eso los que vivimos en las ciudades, buscamos como locos la naturaleza los fines de semana... ya sea el monte, la playa, un riachuelo, lo que sea... pero la naturaleza y respirar aire puro. Saludos

    ResponderEliminar
  33. Por suerte nuestras ciudades estan con árboles en sus aceras y plazas y avdas con canteros.

    La mano del progreso aún no nos ha quitado la posibilidad de tener vegetación.

    Cariños

    ResponderEliminar
  34. Alejandro, coincide tu entrada con la boina de contaminación que padece estos días Madrid.
    Tengo una vivienda en el campo y siempre me opongo a que mifami falia lo quiera tapar el suelo con cemento.
    Un abrazo.
    Goriot

    ResponderEliminar
  35. Pienso que lo fudamental es no perder el respeto y saber que estamos en este planeta " de vacaciones" y que al acabar estas, vendran otros, y por ello debemos dejar todo en orden. las ciudades, las grandes urbes, los pueblecitos....creo que todos pueden existir siempre que lo tratemos con amor y respeto.

    ResponderEliminar
  36. Me recuerdan los centenarios de Vilcabamba, Ecuador. Su aire es tan puro que llegan a 100 años y más a pesar de tomar y beber como cosacos.

    http://www.bing.com/search?q=El+valle+de+la+longevidad&form=QBRE&qs=n&sk=

    ResponderEliminar
  37. Que razón tienes, parece que la naturaleza en general molesta al ser humano y este no se da cuenta que si la naturaleza desaparece él también
    Un saludo

    ResponderEliminar
  38. Hola Alejandro,
    el hombre está perdiendo cada vez más el contacto con la madre Tierra,y esto no puede ser bueno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Y mientras tanto muchos pueblos son abandonados y desaparecen. (véase Burgos o Huesca). Es el progreso. Hay que ver hasta que punto estamos dispuestos a renunciar al "confort" por el medio ambiente.

    ResponderEliminar
  40. No respetamos a nuestra madre Tierra.

    ResponderEliminar