7/8/10

La vida vegetativa y ceguera

caracol guiando a una tortura ciega
A veces pasamos ciegos por una vida y necesitamos de un perro lazarillo que nos guíe.

Vamos por caminos oscuros y no vemos el paisaje y los pormenores de los mismos.

El perro lazarillo son las modas, los políticos, la publicidad, las declaraciones de los famosos, etc... dejamos un pobre legado a las generaciones posteriores.

A veces practicando el suicidio de ideas, pensamientos y libertades, simplemente llevamos una vida vegetativa de peor calidad que la de algunos animales domésticos.

Nuestros pensamientos, que también forman parte de nuestra vida, quedan herméticamente cerrados y no nos importa que nuestros pensamientos mueran por inanición mientras seguimos ciegos por la vida.

35 comentarios:

  1. Creo que es cuestión de comodidad el dejarse llevar por modas, tendencias, ideas... impuestas por otros.
    Hay que ser un poco rebelde, dentro de las normas, con lo "establecido".

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Vamos ciegos porque no sabemos adentrarnos en el aquí y el ahora. El ego siempre nos empuja hacia otras direcciones

    ResponderEliminar
  3. Pues fíjate que es que yo creo que todos sabemos que si nos salimos del camino establecido, nos marginan y nos dan de lado. Y ninguno queremos eso, no?

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Lourdes lo ha dicho, no creo que sea tanto vida vegetativa como deseo de relacionarse y formar comunidad con otros, o quizás sea las dos cosas. El caso es que mucha gente hace lo que hace por no quedarse fuera, aunque eso suponga perder su identidad. Por ejemplo, yo soy anti-facebook, no me gusta la política de esa empresa ni su manera de hacer las cosas, pero al final supongo que acabaré cediendo, para no quedarme fuera. Es muy difícil resistir el empuje de la masa, además te hace planterte preguntas del tipo ¿estaré loco?, en cambio en la masa todo adquiere tintes de normalidad, y también de uniformidad, y de grises, qué difícil manejar la paleta de colores de la vida.
    Buena reflexión, Alejandro.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Así es... A veces por eso es importante dejar caer el velo que nos cubre los ojos y descubrir que podemos ver más... Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Querido Alejandro,

    Dicen que no hay peor ciego que el que no quiere escuchar.

    Un abrazo grande y gracias por tu post

    ResponderEliminar
  7. Qué tristeza y derroche de tiempo. Y vacuidad.
    Si ciegos vivimos, ceguera es lo que dejamos en el testamento.
    Muy buen artículo Alejandro!
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  8. No me interesa ese perro lazarillo que dices, quiza por eso me cueste tanto relacionarme,no me gusta dejarme llevar, respeto, escucho y aprendo intentando ser fiel a mi forma de pensar.

    ResponderEliminar
  9. Es una realidad muy triste, pero cuando tienes un artículo en la mano te das cuenta al tiempo que lo has comprado siguiendo esa moda de ceguera.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Digo yo que hay de todo como el botica, claro está. Pero tampoco hay que juzgar mal al que no piense porque eso da mucho trabajo y no todo el mundo tiene esa capacidad. Aseguran que hay que aprender a escuchar al silencio para aprender a pensar y eso es muy trabajoso, pero que muy cansao... ¡Total para el tiempo que voy a estar en este convento...!

    ResponderEliminar
  11. Es muy cierto el dicho: No hay mayor ciego que el que no quiere ver.

    ResponderEliminar
  12. Pero ilusa tal vez..... creo que los hay que luchan por elevar el nivel mediocre de la sociedad que los rodea.
    A ellos SALUD!!!!!!

    Te dejo mis cariños con el deseo de buena semana

    "Nunca se da tanto como cuando se dan esperanzas.

    Anatole France"

    ResponderEliminar
  13. Los medios se comunicación han contribuido a ello y nosotros que nos dejamos enganchar.... debemos de ser más auténticos en nuestro andar y en nuestro dar.

    La ceguera envilece...

    Un abrazo, Monique.

    ResponderEliminar
  14. ciego es el que no quiere ver se queda vacio de alma y sueños besitos gaviota te espero en mis blogs

    ResponderEliminar
  15. Cuando comenzamos cualquier camino, cualquier viaje, siempre nos ayuda más llevar una buena guia,se nos hace más sencillo, pero tenemos que escoger la guia...

    ResponderEliminar
  16. Ya sabes que no podría sino estar de acuerdo.
    Me gusta la imagen, muy adecuada.
    Es más cómodo ser seguidor aunque a la m..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Alejandro, cuanta verdad encierra este texto. Muchos vamos por la vida ciegos y asi morimos, una lastima. Te dejo un beso, cuidate.

    ResponderEliminar
  18. mucha razon hay aqui.....

    por lo menos yo muchas veces he estado ciega ante la vida y ante muchas cosas....


    besienes neuris!

    :) sauvignona
    (gracias por estar)

    ResponderEliminar
  19. Razón tienes en lo que dices y para evitarlo hay que buscar tiempo para meditar y pensar por nuestra cuenta y así no dejarnos guiar por lo que otros opinan. Precisamente hace poco escribí un artículo sobre ello.
    Buen día

    ResponderEliminar
  20. El dilema sera siempre en que si debemos o no coger el lazarillo; ya que segun eso estamos "in" o "out" segun la sociedad..no creo q este mal q alguien te oriente, pero de ahi a que dirija nuestra vida y nos impongan cosas, eso no! Siempre tu con post muy interesantes!! un saludo

    ResponderEliminar
  21. Si, hay gente que vive así, sin criterio propio, sin llevar a cabo sus propios objetivos, sin embargo la mayoría de ellos son felices así, incluso mucho más que otros que no paran de luchar por presentarse ante la sociedad como realmente son.

    ResponderEliminar
  22. Muy buen post Alejandro.
    es tiempo de despertar, separar lo supérfluo de lo necesario, descubrir los verdaderos valores y construir puentes para llevar y traer lo que no nos será arrebatado.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  23. vivimos en un mundo consumista.
    las opciones: adaptarnos o vivir fuera de él.
    no somos animales, así que cada uno sabrá qué hacer!!

    kissesss

    ResponderEliminar
  24. Sí totalmente conforme con esta profunda reflexión que nos has hecho y trasmitido.
    Muchas veces he caminado por la vida con la ayuda de algún lazarillo (lo reconozco), pero de esos viajes he aprendido mucho y en estos momentos puedo eligir si caminar solita o seguir acompañada de algún lazarillo.
    ¿Quieres que te sea sincera?. Cuando quiero y me lo propongo puedo hacerlo sola pero hay muchas veces que necesito la ayuda de uno de ellos.
    Todo tiene unos límites y somos precisamente nosotros, los que debemos marcarlos en nuestra vida.
    Un beso y me ha encantado esta reflexión.

    ResponderEliminar
  25. Estamos sumamente influenciados por nuestro contexto, el trabajo es encontrar que es lo que nos ha servido de el y que ha limitado nuestra verdadera personalidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Esto que tu describes querido Alejandro es el resultado de este capitalismo de ficción (Vicente Verdú).

    De nosotros de depende reflexionar y sobre todo educar a nuestros hijos en un verdadero canmbio de conciencia y hacerles ver que el capitalismo de ficción es eso solo una ficción...

    No existen obstaculos ni impedimentos para conseguir nada solo las propias limitaciones de nuestro pensamiento y de los paradigmas con los que hemos sido manipulados duarante decadas quizas siglos. un saludo

    ResponderEliminar
  27. Alejandro,

    La elasticidad en los pensamientos implica la posibilidad de escuchar opiniones.

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  28. Sabia reflexión, amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. ¡Hola!
    Es de suponer, que en algun momento de nuestras vidas, entrara la luz...
    Con lo cual la correa saltara, y "salvese quien pueda"

    Saludos de J.M.Ojeda

    ResponderEliminar
  30. La vida se hace sorbo a sorbo, paso a paso y día a día. Se hace agitando el mundo que llevamos dentro y descubriendo el mundo que llevan los demás. La vida se hace en el espacio de lo cotidiano, en pequeños trozos de cada día, en ratitos, que encendemos de pasión, en vuelos que se emprenden con besos y son sueños. La vida no se hace para lucir, para exhibirse, para mostrarnos como en un escaparate de vanidad y focos de colores. Hacer la vida no es diseñarla a nuestro antojo, ni coserla a nuestro capricho: es estar siempre en las puntadas de su tela y en el estambre de su tejido. La vida se hace cuando das la mano y trasmites una corriente, cuando das una sonrisa y cuelas la luz, das un beso y cierras los ojos, te das a ti misma ¡y parece que concentras el universo en tu corazón!. La vida se hace de regalo, sin seleccionar, ni preguntar, ni escoger.

    Un beso

    ResponderEliminar
  31. Hola Alejandro, qué acertado tu post. A lo que comentas de "El perro lazarillo son las modas, los políticos, la publicidad, las declaraciones de los famosos, etc... "... yo añadiría a la prensa o los medios de comunicación como grandes perros lazarillos de hoy en día, pensamos... como ellos quierens que pensemos. Tenemos miedo... a lo que ellos quieren que tememos. Saludos!

    ResponderEliminar
  32. Me ha encantado tu blog, tiene temas muy interesantes. Me gusta y te sigo.

    ResponderEliminar
  33. Es una pena. La cantidad de caminos, personas y lugares que podríamos descubrir si no siguiésemos a pie juntillas la senda que otros nos van marcando.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  34. Somos prisioneros de nuestros paradigmas, costumbres y actitudes. Hay un universo por descubrir.

    ResponderEliminar
  35. Me siento identificada, a veces me comporto como un cactus, siempre espero que llueva (alguna solucion), pero hasta que eso suceda recojo humedad con la punta de las espinas ( me conformo ;) con lo poco que hay)
    Saludos

    ResponderEliminar