21/7/10

Una mano amiga

apretón de manos
Cuando estamos en el lecho de la muerte y otra una mano nos sujeta nuestra mano es un detalle que nos confirma que no estamos solos, que alguien nos acompaña hacia lo desconocido, cuando las propiedades ya no cuentan, cuando la salud desaparece, cuando nuestra vida se extingue... es curioso que el calor de un gesto es mucho más que todas las posesiones materiales y culturales que hemos ido almacenando con el tiempo.

Cuando nuestro cuerpo se va descomponiendo, cuando el espíritu de la vida nos va abandonando poco a poco, cuando nos enfrentamos “solos” al igual que cuando nacemos y nos encaminamos a una nueva dimensión.


Cuando la ciencia ya no puede hacer más por nosotros, cuando dependemos de unas medicinas para seguir tratando de retrasar el caos y la desorganización de nuestro organismo, nuestro cuerpo ya no lo forman una serie de órganos perfectos en él que cada uno cumple solo y exclusivamente su función.

Aquel organismo del que siempre habíamos pensado que dirigíamos y que en los prolegómenos de la muerte nos vamos dando cuenta que nuestro Yo siempre había sido una ilusión... es en ese momento cuando necesitamos de una mano amiga.

38 comentarios:

  1. ¡Hola Alejandro!
    Sí, el calor humano, es cariño desinteresado.

    Saludos de J.M. Ojeda.

    ResponderEliminar
  2. creo que la mano amiga se necesita siempre! pero siempre, desde el inicio al fin! abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¿Yo que pienso...?
    El dia 4 de este mes, mi madre se fué de esta vida cogida de mi mano...
    No sé si ella era consciente, no sé si lo necesitaba.
    No sé si se sintió acompañada,
    No sé si le reconfortó,
    Lo que si sé es que yo me sentí afortunada,
    Me sentí reconfortada,

    Tenía mucho miedo de que me llamaran diciendo
    "Lo siento, su madre acaba de fallecer"

    Quería estar alli, quería poder recoger su último suspiro.
    Y pude estar
    Y pude tener su mano entre las mias.
    Y siento mucha paz....

    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Pues yo creo que una mano amiga se necesita siempre. Aunque, claro, en el momento justo de la muerte, imagino que lo que no queremos es estar solos, no? Así que, una mano cogiendo la nuestra tiene que ser más que necesaria.


    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. Yo no digo nada, excepto que este tema, a veces, muchas, me da yuyu y lo evito...
    Salud

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:02

    Atendi a una accidentada en la calle. Estaba en medio de la calzada sin poder moverse y tiritando de frio. Le puse mi grueso abrigo encima, le cogi la mano y le estuve hablando hasta que la ambulancia la traslad´´o. A´´un recuerdo su mirada de agradecimiento. En muchas circunstancias una mano cogiendo a otra es la m´´as alta expresi´´on de amor y de humanidad.
    Dom``enec

    ResponderEliminar
  7. Yo creo, y he visto morir a mi madre, que cuando morimos estamos solos. Y cuando nacemos nos damos cuenta tambien que estamos solos, por esto lloramos al nacer, porque nos han separado del lugar de donde venimos. Creo que la muerte es un acto de soledad, inmensa, por esto en parte nos da miedo. Los que participamos en la muerte de alguien podemos estar presentes, y es un gran sufrimiento ser testigos de algo que no tiene nombre ni solucion. Entonces esta soledad no solo la vive el que se muere pero el que queda vivo.

    Pero la mano amiga es importante tambien.

    ResponderEliminar
  8. Para contestas a Anonimo, yo tambien un dia asistí a un accidentado de moto. Estaba en medio de la calzada boca abajo. La gente de la calle lo miraba y yo fuí la primera en acercarme a él, le cogí la mano y le hablé cariñosamente diciendole que pronto vendrian a rescatarle. Fué terrible, una experiencia muy dura para mí porque despues de ello me cogió una desesperada depresión, digamos que fué el detonador de una depresión. Ocurrió un 22 de diciembre, siempre, toda mi vida recordaré este gesto que hice y cuando a veces me considero mala o muy dura, esta mano que acaricié con la mia me recuerda que no lo soy.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  9. Seguramente cada percepción en ese momento sea muy particular. Todo dependerá de lo que hubiera deseado la persona que se encuentra en las puertas. Yo no lo sé aún, creo que preferiría hacerlo sola, o acompañada por mi perra una vez asegurado su bienestar futuro. Antes querría despedirme debidamente de mi progenie, celebrar el último acto familiar de la manera más lúdica posible y dormirme tranquila pensando que he dejado el campo bien sembrado de ejemplos (de todo tipo, que todos valen).El resto de la acción quedará en manos de quienes me acompañen, que ya no será cuestión propia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. La soledad y la muerte, dos compañeros que siguen nuestro paso por el camino de la vida.
    La amistad nos puede ayudar a lidiar con esos dos compañeros tan incómodos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Morir pertenece a la espera de lo unico e individual de cada persona, uno se dirige solo hacia la muerte.. sin embargo debe ser reconfortante (imagino) tener a alguien al lado.. me pregunto si es posible partir, con una sonrisa en los labios.. sera posible sonreirle a la muerte? Buen tenxto @+++

    ResponderEliminar
  12. Ojalá pueda dar ese calor a algunas personas el día que tengan que marchar.

    Un saludo amigo

    ResponderEliminar
  13. Me ha conmovido tu texto, porque hace un tiempo soñé precisamente eso, que me moría, y que sentía auténtico pánico por hacerlo solo, sin nadie alrededor. Cuando al fin alguien me cogió la mano, aunque ni siquiera podía verle la cara, sentí un gran alivio.

    Me sorprendió comprobar que lo que iba a querer más en esos momentos era una mano que coger.

    Como también me ha sorprendido tu texto. Directo al corazón.

    ResponderEliminar
  14. en realidad yo prefiero una mano amiga en vida, y no en el lecho de muerte... pues como bien has dicho, venimos solos, y solos habemos de irnos ... no? :)
    un saludo :*

    ResponderEliminar
  15. Varias veces a lo largo de mi vida, he visto la muerte cara a cara. Siempre traté de resistirla, de luchar aferrado a mis pensamientos, a los sentimientos que me unen a mi familia y seres queridos, pero esto no sirve de nada. Cuando lllega la hora de irte, te vas y punto, pero no te vas sólo en absoluto.
    En aquella ocasión enfermé gravemente, no se si por alimentos en mal estado por el excesivo calor, o por el agua que había bebido, ya que no estaba en óptimas condiciones de salubridad pues no había otra. Me sentí morir y me resistía a irme de este mundo de aquella manera tan triste y solitaria. Después de mucho batallar con mi mal estado, acepté que tal vez mi hora había llegado, así que asumí mi muerte de la mejor manera posible. Con mansedumbre y resignación absoluta. " Si te me vas a llevar contigo, si es tu voluntad tomar mi vida, que así sea " dije. Una paz increíble se apoderó de mi ser. Nada me dolía, nada me importaba y un suave olor a un aroma agradable que desconocía invadión mi olfato.
    Sentí de pronto un tierno y cálido abrazo, como el que siente un bebé en brazos de su amada madre, o como ese que nos da un hermano, un buen amigo o nuestro padre. El amor me llenó por completo y me dormí profundamente durante varios días, sintiendo muchísima paz y un bienestar que jamás había sentido antes. Después de dos días de sueño profundo desperté y la enfermedad ya no estaba, pero no me hubiese importado irme de este mundo en aquel instante.
    Un saludo amigos.

    ResponderEliminar
  16. Tal vez solo seamos eso......Una ilusión.

    ResponderEliminar
  17. Cuando tenia alrededor de 8 años encontre en el fondo de la casa en medio de un matorral un gato negro agonizando, le lleve agua (el pobre tenia muchisima sed...)y lo acaricie hasta que finalmente murio. Lo llore amargamente como si hubiera sido mio. Mi mama me ayudo a enterrarlo y le pusimos una cruz. Hoy entiendo que ese sentido de amor de acompañar al que esta mal es algo innato y todos lo sentimos en el alma: que es "eso" lo que hay que hacer.
    Saludos y que tengas un hermoso fin de semana :)

    ResponderEliminar
  18. Hola Alejandro,
    Una opinión muy interesante con cada onza de verdad a ella. Conseguimos así que elaboramos con nuestras necesidades materiales que olvidamos a veces realizar que nuestra estancia aquí es temporal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. A veces solo con senir la presencia de alguien a tu lado , te reconforta, pero sobre todo que ese alguien no muestre tristeza, porque hay que pensar que no es un adios, si no un hasta luego, nuestro verdadero yo no muere, y esto es importante tenerlo prensente. Un beso

    ResponderEliminar
  20. Una mano "amiga de verdad" viene bien a todas horas.

    ResponderEliminar
  21. La soledad hace que nuestros fantasmas vengan a hacernos compañía y por ello, esa mano, nos puede acompañar y alejarnos de aquello que no queremos ver.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  22. Al leer tu texto se me vino a la cabeza un poema de Bécquer que dice así:

    Al ver mis horas de fiebre
    e insomnio lentas pasar,
    a la orilla de mi lecho,
    ¿quién se sentará?

    Cuando la trémula mano
    tienda, próximo a expirar,
    buscando una mano amiga,
    ¿quién la estrechará?

    .......

    Esperemos que todos encontremos esa mano amiga cuando nos llegue la hora.
    Buen día

    ResponderEliminar
  23. Hola Alejandro. Lo triste es que muchas veces nos olvidamos de que la ciencia por si sólo es solamente eso, ciencia. A lo largo de nuestra vida, desde nuestra concepción, siempre vamos a necesitar esa mano a nuestro lado. En el momento de marcharnos hacemos balance de todo y eso se convierte en algo terrorífico o algo maravilloso precisamente por como hayamos tenido "esa mano" a lo largo de nuestra vida. Ayer hizo un año que falleció mi madre. Dentro de 10 días, un año que falleció un tio y en septiembre, 6 meses del fallecimiento de mi madrina. Se lo que significan esos balances y las repercusiones que dejan tras de si. Afortunadamente, estoy en el lado de la luz, ojala nunca conozca las sombras. Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Siempre se necesita una mano amiga, pero en los últimos momentos, mas todavía, Elizabeth K. Ross, lo explica muy bien en sus libros, pues su tarea era permanecer hasta las últimas instancias con los enfermos terminales.

    Abrazos Alex y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  25. hola neuris que te dire?

    que suerte es tener una mano amiga en esos momentos de la vida...mas he visto muchas veces mujeres grandes haciendo tramites para sus maridos aun mas grandes....que estan muy enfermos o muy viejitos...solo en esa gente veo la mano tendida...la incondicionalidad....eso es tener la mano tendida...

    besines y gracias por estar..

    :)sauvignona

    ResponderEliminar
  26. Cuando poco a poco vamos envejeciendo, nos convertimos de nuevo en bebés. Necesitamos de esa mano que nos ayude a soportar el camino hacia la muerte. No obstante, en la sociedad actual esto no se pretende así y se abandona a la gente en el camino final.

    A los bebés se les cuida, se les mima, se les quiere por son un producto que va a dar un beneficio económico a la sociedad. Se les debe educar y hacer crecer segun una reglas establecidad, haciendole lo más feliz (o infeliz) posible. En definitiva, se le rodea porque servira para algo.

    Al anciano se le abandona porque ya lo ha dado todo y ya no sirve de nada.

    ResponderEliminar
  27. Unos evitan este tema, y otros le temen, pero la realidad es que todos vamos a morir.
    Y es en ese momento, en el que se mira al cielo porque la muerte no depende de nosotros.
    Es estupendo no encontrarse solo del todo

    ResponderEliminar
  28. Una mano afectuosa no solo en momentos finales, sino a traves de la vida en situaciones dificiles, lo vi en mis operaciones y ahi junto siempre estaba mi madre o algun hijo, realmente no tiene precio este gesto de amor.

    Pase a saludarte deseandote buenos dias a venir y dejandote la frase de la semana...........

    "Sorprenderse, extañarse es comenzar a entender"

    -Ortega y Gasset-

    Cariños

    ResponderEliminar
  29. "Yo quiero tener un millon de amigos" como cantaria Roberto Carlos, pero con frecuencia a veces solo aparece esa mano amiga.

    Una barzo grande querido amigo!!

    ResponderEliminar
  30. En esos momentos, más que nunca, una mano amiga es un tesoro. Un placer visitar tu casa virtual en esta tarde de lunes. Saludos

    ResponderEliminar
  31. Hola Alejandro... qué tema más delicado y triste has tocado en tu post. Todos o casi todos podemos contar como experiencia haber estado hasta el último momento de algún ser querido nuestro... y debe ser muy importante este hecho, estar acompañado de los tuyos... para empezar un nuevo camino bien acompañado, sin miedos. Un saludo!

    ResponderEliminar
  32. Importante, MUY importante reflexión. El ser humano vive mirando con desdén y desconfianza al semejante. Y sin embargo al final, daría lo que no tiene por una mano.

    Saludos cordiales Amigo.

    ResponderEliminar
  33. Una mano amiga, una abrazo, una mirada en esos tibios momentos, nos puedes devolver el sosiego.

    Un abrazo fuerte, Monique.

    ResponderEliminar
  34. de esas manos amigas hay pocas, pero cuando las hay se deben valorar, se descubren no solamente en la necesidad de verlas en tiempos dificiles, son las que se construyen con el tiempo, las que van superando todos los cambios.

    saludos, feliz semana.

    ResponderEliminar
  35. Soy anciana y supe que me estaba muriendo antes de que ningún médico lo confirmara. Conseguí sobrevivir: por eso puedo contarlo y, la verdad, no me pareció tan terrible.

    A mí lo que me preocupa porque, desgraciadamente, es una noticia que se dá con demasiada frecuencia en los medios, son aquellas personas que mueren solas pero, además, durante días y días, nadie les echa de menos hasta que, inexorablemente, empieza a oler terriblemente en la escalera.

    A uno, en Madrid, que se fosilizó, estuvo casi un año sin cobrar la pensión sólo les pareció raro en la sucursal bancaria. Los vecinos, sin sufrir las molestias de los hedores, tampoco se preocuparon mucho. Bien. Concluyo a mí esos casos me ponen los pelos de punta... ¡Bah, cosas de vieja! Es que somos tan soporíferos los mayores. ¡Siempre con nuestras historias de siempre! Pues por eso...si no lo cuento reviento.

    Un abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
  36. Desgraciadamente, existen personas que ni aún en su lecho de muerte, reciben esa mano amiga y simplemente abandonan este mundo sin nadie a su lado.
    Tan sólo si somo capaces de cerrar los ojos y con el alma ver el amor y la fidelidad constante de esa persona que jamás nos ha abandonado (Jesús) el nos extenderá de forma desinteresada esa mano amiga que nunca tuvimos.
    Espero que cuando me llegue el momento "su mano" me esté esperando.
    Un besito grande y que sepas que me gustan mucho tus posts (me hacen reflexionar bastante y eso me encanta).

    ResponderEliminar
  37. Pues a mi Franziska me gusta muchísimo tu historia, y estás contado una realidad que cada día son más los casos (una gran penita).
    Me alegro de que la vida te haya dado una segunda oportunidad: disfrútala y que siempre tengas una mano amiga que te toque la puerta y te acompañe en tus últimos momentos.
    Besitos y para nada son cosas de vieja ¡me gusta tu historia!.

    ResponderEliminar
  38. ROSA0:52

    Hola si yo pienso que una mano amiga nos ayuda a motivarnos y seguir luchando por los ideales de un pueblo, la unión hace la fuerza y el trabajo en equipo construye fuertes lazos de progreso para un pueblo con igualdad de condiciones yo pienso que la muerte es un proceso y para morir se debe construyendo con inteligencia y sabiduría, cada día que pasa de vida nosotros para llegar a un vejes feliz y una muerte digna.
    los admiro mucho gracias por lo que hacer por los hermanos un gran abrazo para el equipo de trabajo manos amigas DIOS los bendiga.

    ResponderEliminar