9/3/10

La careta y el estado de ánimo

niña quitándose la caretaLos cambios de ánimo tienen sus reflejos en nuestra vida cotidiana. Si somos felices viviremos satisfechos con el mundo, si somos solidarios viviremos en un mundo más humanitario, si somos desconfiados veremos que todo el mundo nos quiere engañar.

Pero ¿cual es en realidad nuestro estado de ánimo?. ¿Cuantas caretas nos ponemos y quitamos a lo largo del día?.


Dicen que la cara es el espejo del alma...para ver nuestra alma solo tenemos que quitarnos la careta; no es fácil vernos tal y como somos si, además, las caretas están superpuestas.

A veces no nos queda más remedio que preguntarle al espejo.

28 comentarios:

  1. Estupenda reflexión, cada cual que saque sus caretas...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Yo pienso que ponerse la careta es fingir tus sentimientos, pero cuando nuestra cara refleja lo que sentimos en ese momento sin fingir una sonrisa cuando estamos tristes es mostrarse tal cual, sin disfraz ninguno. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Creo que algo malo reside en llevar careta y es que nos transforma nuestra alrededor con otra mirada donde todo parece verdadero y es una ruina.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es una reflexión interesante, y también apuntaría que las caretas no modifican cómo estamos en profundidad; tal vez ponérnoslas, quitárnoslas o reconocerlo indica cómo somos. Nuestra capacidad de reconocimiento, de afirmación o de negación franca de la realidad.
    Difícil cuestión la que planteas Alejandro.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Y si el espejo te engaña? Lo que nos faltaba ya..
    :)

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  6. Si creo que hay sers que se complican la vida así.

    En lo personal creo que el ser autentico nos libra de máscaras,

    Cariños

    ResponderEliminar
  7. ¿Caretas?
    ¿Tu crees que tenemos caretas de quita y pon?
    No, yo creo que solo son estados de animo, pasajeros, que vienen y van...
    Salud

    ResponderEliminar
  8. Primero.- Gracias a ti he conocido el Explorador Cerebral -la pág.- y el movimiento gallego, similar al de Madrid, en defensa de una sanidad pública, surgido a raiz de la avalancha privatizadora iniciada en el 97.

    En cuanto a las caretas y el humor... todos usamos caretas en determinadas circunstancias, las necesitamos para sobrevivir.
    Lo deleznable -creo- es llevar caretas continuadamente, no atreverse a desnudarse en momento alguno, ir siempre de "otro", despreciar la propia imagen, que es, en definitiva, lo que supone ir enmascarado siempre.
    Un gusto haberte cocnocido. Volveré... PAQUITA

    ResponderEliminar
  9. La cara es el espejo del alma en el sentido que nuestros actos conforman la manera de percibir el mundo que nos rodean.
    La careta puede esconder pero no anular nuestras acciones.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Cuando necesitamos preguntarle al espejo es que no te conoces, creo que cada uno sabe la "careta" que lleva en cada momento.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Somos emociones y además , de alguna forma las expresamos. Hay estudios donde dicen que si expresas alegria aunque estes triste, al final te alegras y al contrario si te muestras triston o enfermo aunque no lo esteś (simular enfermedad para baja laboral) acabas enfermo y triste. Tenemos que tener cuidado con las caretas....
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Gostei muito de seu texto.
    Penso que refletimos nossos sentimentos apesar de muitas vezes escondermos o que sentimos.
    Lembrei do velho ditado:
    "Quem vê cara não vê coração"

    Abraços e saudações.

    ResponderEliminar
  13. Las caretas solo sirven para engañar a los demás, detrás de cada careta cada uno sabe realmente lo que hay y eso... no hay careta que lo esconda.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  14. Bien por esa reflexión. La condición sine qua non para el uso de una o varias caretas, es no olvidar quitarla periódicamente. Caso contrario nos perdemos tras ellas.

    Saludos cordiales Alejandro!

    ResponderEliminar
  15. Si las caretas están relacionadas con el estado de ánimo, no tengo nada que oponer.

    Creo que nos escondemos más de nosotros mismos que de los demás. Cualquier observador puede ver siempre la serenidad, la tristeza, la alegría, etc., que traslucen más allá de los que podemos creer. Lo que suele suceder, con mucha frecuencia, es que perdemos poco tiempo en fijarnos en los demás. Y que cuando nos fijamos -especialmente con las personas que conocemos más- muchas veces, por discreción, nos callamos y hacemos como que no nos hemos dado cuenta.

    Creo que a todos nos sucede. Cuando entramos en una tienda, si hay dos o tres vendedores disponibles, echamos una ojeada y nos dirigimos a la cara más amable, al semblante más receptivo. Y no suele fallar.

    ResponderEliminar
  16. Al menos creo que es bueno intentar quitarnos esas caretas ante nosotros mismos, ¿que tan facil es?, tal vez no mucho, pero es parte de la vida estar en constante tramite de autoconocimiento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Ante todo gracias por visitar mi blog y dejar tu comentario, ello me ha permitido conocer el tuyo.
    Las caretas intentan engañar pero se les escapa el mensaje no verbal, generan desconfianza; al final se descubre el meollo de la cuestión.
    El que va con careta genera careta en el otro y si no la tiene él mismo se la pone dentro de su paranoia.
    Pienso que la amistad y el acercamiento a los demás se ha de hacer franco y claro. Yo suelo decir que: "Un amigo es aquel con el que se puede pensar en voz alta". Si no lo puedes hacer, para qué quieres que sea tu amigo?
    Mi blog es un intento de expresar mi pensamiento en voz alta, quien me lee puede ser mi amigo.
    Un saludo de amistad.

    ResponderEliminar
  18. Me alegró mucho tu visita. Todavía estoy poniéndome al día con los comentarios. Un placer leerte y visitarte. Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  19. mmmmmmmm no creo que haya que pregutarle al espejo,,vamos cada uno ya sabe cuando y como y con que careta se encuentra..
    besines!

    sauvignona

    ResponderEliminar
  20. Difícil disyuntiva, llevamos años acumulando caretas, tenemos casi tantas como ambientes en los que nos desenvolvemos, que en realidad para volver a "la cara limpia" habría que quitar muchas capas.

    Salu2:

    ResponderEliminar
  21. Un escrito muy bueno para reflexionar sobre ello...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. A veces creo que ni nosotros mismos somos del todo conscientes de nuestro estado de ánimo o de la careta que llevamos puesta en cada momento.
    Al menos, a mí me ocurre.

    ResponderEliminar
  23. caretas...caretas..????que tan facil resulta ponernoslas y que tan dificil mostrar nuestra propia identidad.

    Alejandro, mil gracias por tan constructivo post

    ResponderEliminar
  24. Hay personas que por mucha careta que se pongan, "se las ve", para bien o para mal ¡ojo! Y es que algun@s con la cara (y no careta) pagamos.

    Un abrazo Alejandro.

    ResponderEliminar
  25. Supongo que no es casualidad que la palabra persona (y personalidad) procedan de las caretas que llevaban los actores en el teatro griego que servían para trasmitir el sonido ("per"= por "sona"=sonido). Aun así sigo pensando que la cara es el espejo del alma si observamos con atención... o eso dicen.

    ResponderEliminar
  26. Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas.

    Cierto día, su hijo de 7 años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar. El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lugar. Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiese darle con el objetivo de distraer su atención.

    De repente se encontró con una revista en donde venía el mapa del mundo ¡Justo lo que precisaba!. Con unas tijeras recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciendo: "Como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto, para que lo repares sin ayuda de nadie".

    Entonces calculó que al pequeño le llevaría días componer el mapa, pero no fue así. Pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente. "Papá, ya hice todo, conseguí terminarlo".

    Al principio el padre no dio crédito a las palabras del niño. Pensó que sería imposible que, a su edad, hubiera conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño.

    Para su sorpresa, el mapa estaba completo. Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares.

    ¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz?

    -Hijito, tú no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lograste armarlo?

    -Papá, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre ...

    Así que dí vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, que si sabía como era. Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta la hoja y vi que había arreglado al mundo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  27. En mi opinión personal, si me lo permiten, creo que más que una careta, llevamos una armadura para protegernos de los demás y de nuestras propias debilidades. Las cosas de fuera y las circunstancias en que se producen, siempre pasan un filtro personal,como son la fé, las creencias, convicciones y principios de cada uno y es este filtro el que se encarga de que la situación, palabras o hechos, pasen a otro estado más profundo de nuestra personalidad, para que nos afecte o no y en qué medida llegue a afectarnos en caso de que así sea, regidos siempre por nuestro estado de ánimo exacto en ese preciso instante. Cuando nos sentimos mal, todo o casi todo, nos afecta de forma más personal y cuando estamos alegres, hasta las peores situaciones las afrontamos con desenfado y positividad.
    " La boca, habla de los tesoros del corazón de quien las dice, pero también se hace eco de los miedos y males que nos afectan desde dentro, proyectándolos a todo lo que decimos, pensamos y sentimos con respecto a lo que es de fuera de ella ".
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  28. Hola Alejandro,
    Nuestros estados de ánimo son como unas lentes a través de las cuales percibimos el mundo,falseando a menudo nuestra visión de la realidad.Y sin duda influencian también mucho nuestra forma de actuar.
    Sobre las caretas..Hay varios tipos...Las que ponemos para protegernos,las para engañar a los demás,las para engañarse a uno mismo...Abusar de ellas puede acabar en ni saber realmente quién somos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar