24/4/09

Los exámenes de la vida cotidiana

estudiante
Desde la infancia hasta que terminamos de estudiar hemos pasado por infinidad de exámenes.

Al llegar a la vida adulta seguimos con los exámenes; primero para encontrar trabajo, después para mantenerlo.

Las empresas también hacen controles de nivel de calidad, de productividad, etc, se examina no solo los artículos sino también a los empleados.

La gente famosa es examinada en la prensa del corazón, los deportistas son examinados en la prensa deportiva, los políticos son examinados todos los días en la vida diaria e incluso hacen la selectividad cada cuatro años.

En la vida social hay más interactividad, el examinador se convierte en examinado y viceversa. Y lo más grave es que cuando no hay examinador ni examinado nosotros interpretamos estos papeles con nosotros mismos, que es sino el "examen de conciencia".

A algunos los examina Dios , a otros el jefe, a otros la mujer, a otros los padres y algunos hasta los examinan los hijos.

En definitiva que la vida parece un constante examen o para decirlo de otra manera: la vida es una "época de exámenes".

43 comentarios:

  1. Una muy buena reflexión, Alejandro. Y permítame decirle que ningún examen es más duro y difícil que el de conciencia.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Que buena reflexión, nos pasamos así la vida, que bueno es ser consciente para intentar pasar un poco por alto nuestros actos y los de los demás.
    Gracias por hacérnoslo ver. Un gran saludo!

    ResponderEliminar
  3. Si, la vida es época de exámenes, lo peor de todo es que no son exámenes para entrar a trabajar a un sitio mejor ni nada parecido...sólo son exámenes para morir a gusto....


    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Ahora que lo dices es verdad ¡¡Qué horror, toda la vida de exámenes!!

    ResponderEliminar
  5. Pero si te gusta hay algunos humanos especiales (G8, G20....)
    que no los examina ni Dios.
    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  6. Punto por punto la razón está de tu parte. Pero yo digo ante tanto examen ¿no nos asiste el derecho al escamoteo?

    El más importante derecho que me asiste como ser, es tratar de evadirme de las opresiones. Y en eso estamos: sólo nos sometemos a éxamen cuando no podemos evitarlo y no pudiendo eludirlo aún nos queda el recurso de la trampa, la mentirijilla, negarlo todo, etc.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho el tema presentado. Me gustaria publicarlo en mi revista virtual en la columna de consejo y vida saludable. Por favor enviame la autorizacion a mi mail. eljuglardelacorte@hotmail.com
    o tambien directamente a mi blog.
    Muchas gracias!
    Le felicito por tan buen analizis y en tan pequenho espacio, preciso, sustancial!

    ResponderEliminar
  8. Pues sí. Buena reflexión. Nos pasamos la vida siendo examinados o puestos a prueba. Siempre tendremos el derecho a la pataleta y negarnos a algunos de ellos jeje.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Mmmmm.... visto así, la vida parece agobiante, pero yo creo que tiene un lado bueno maravilloso, por ejemplo el examen a los políticos.. qué sería de nosotros si no los pudiéramos examinar... y el examen de conciencia puede llevarnos a ser mejores personas...

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Y lo peor es que como es evaluacion continua un simple fallo te hace "cargar" todo lo anterior.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Es cierto...
    Y el peor examen es el que nos hacemos a nosotros mismos, con frecuencia demasiado duro, demasiado despiadado...
    Salud

    ResponderEliminar
  12. Creo no equivocarme cuando afirmo que los únicos que siempre reprueban los exámenes, son los políticos...
    Para ellos esa evaluación es insignificante...
    Como bien mencionan Susana y Genin, los exámenes más difíciles son los que nos hacemos nostros mismos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Por eso, ya va siendo hora de que nos dejemos de tanto contro y nos permitamos vivir, sin más.

    Yo últimamente, voy por libre, y me presento sólo a los exámenes que me interesan ;-)

    Sin duda, creo que quien más pendiente está de las "calificaciones" y "descalificaciones" es uno mismo... Así que ahí está nuetro proceso de retirada.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. El más importante es que nos hacemos a nosotros mismos. Aprobado este todo es más sencillo.
    saludos!

    ResponderEliminar
  15. Y al final pasan y pasan y todo sigue igual. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Pues yo, ultimamente, no se que me pasa pero "los estoy cateando todos".

    En fin ¿se me nota que estoy deprmido?

    Un abrazo,

    Esteban

    ResponderEliminar
  17. Yo me veo obligado a repetir una y otra vez, porque no apruebo ni de coña.
    Y es que a veces nos lo ponen muy difícil.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Por suerte hoy por hoy, me he convertido en la maestra de mis propios exàmenes.

    Abrazos♥

    ResponderEliminar
  19. Hola Alejandro!! si de exámenes se trata , soy la primera que se perdona los suspensos!
    No me gusta exáminar a nadie !! vivo y dejo vivir!! nadie tiene la razón absoluta ni la certeza de la verdad .
    Tus palabras , dicen lo que ocurre en muchos ambitos , es verdad y es la realidad , nos evaluan constamente , evaluamos ,y en ocasiones , es difícil vivir con lo que nosotros somos , porque generamos expectativas , que no alcanzamos! !saludos!

    ResponderEliminar
  20. ALEJANDRO, INTERESNTE TU PLANTEO Y SI! CIERTO! APRENDIZAJE DIARIO! TODOS LOS DIAS HAY QUE APRENDER Y DAR EXAMEN CON UNO MISMO, POR ESO ES BUENO LOS MOMENTOS QUE TENEMOS PARA RELAJARNOS Y PODER DISFRUTAR DE NOSOTROS MISMOS RELAJADOS! un abrazo y volvere
    buena semana, con pocos examenes por favor!

    ResponderEliminar
  21. Odio los exámenes!!!
    El más complicado es el de la conciencia, para este no hay libros ni apuntes jejeje.

    ResponderEliminar
  22. Me parece una lástima que la vida sea un constante examen.

    Gracias porque siempre me haces reflexionar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Creo que nadie se libra de tanto examen. El más importante de todos ellos debería de ser el que nos hacemos nosotros mismos siempre y cuano lo hagamos de forma imparcial.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. El trancurso de la vida es un constante pulso de decisiones, algunas más trascendentes que otras, y después tenemos que examinar los resultados del camino elegido o de la decisión tomada...

    Sí es un constante período de exámenes!

    Saludos:)

    ResponderEliminar
  25. Pues sí, tienes toda la razón, la vida siempre nos examina y creo que una de la pruebas a que nos somete la vida es a aprender a no dar demasiada importancia a lo que no la merece. Por supuesto, la mejor escuela es la escuela de la vida

    ResponderEliminar
  26. Jooooooo, solo con pensarlo me pongo nerviosa. ¡Con lo mal que lo pasaba en los exámenes !!! sobre todo en el de conducir... Pero ahora que lo dices, es verdad. La vida es un constante exámen.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  27. Muy acertado lo espuesto.
    Pensé que a esta altura de mi vida ya no abría exámenes, ahora son de salud!!

    Pero estos presionan menos.

    Cariños

    ResponderEliminar
  28. Asi es mi estimado Alejandro.

    Alguien decia " la vida es como un tango. para disfrutarlo hay que bailarlo con entusiasmo"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. En la vida a veces hay pruebas muy dificiles-

    saludos.

    ResponderEliminar
  30. Yo suspendo hasta los parciales, no se cuantas veces tendré que repetir curso. Un beso

    ResponderEliminar
  31. ..y la nota siempre "raspando"

    ResponderEliminar
  32. Its nice blog,i like its.

    ResponderEliminar
  33. Lo curioso es que rara vez nos planteamos la finalidad que debiera ser siempre formativa, es decir mejorar.
    Un saludo
    JLMON

    ResponderEliminar
  34. Queda claro que el peor examen, el más difícil, es el del día a día.Y lo peor es que somos nosotros los que nos autoevaluamos y por ello muchas veces nos "pasamos la mano" para aprobar.

    ResponderEliminar
  35. neuro, muy bueno tu examen de los examenes, aunque dudo que se examine tanto a los politicos

    saludos

    ResponderEliminar
  36. Holaaaaaaa y miles de gracias por pasar por casa.. Estoy de acuerdo.. la vida es una constante etapa de examenes, y a veces nos gustaría pasar desapercibidos, invisibles para no tener que rendir tantas cuentas...

    Un saludo y lindo fin de semana en el que no tienes que examinarte de nada.. solo contigo mismo... jjajaja

    ResponderEliminar
  37. Anónimo21:35

    SAUVIGNONA DIJO :
    ASI ES MI NEURIS....LA VIDA ES UN CONSTANTE EXAMEN...QUE LO PARIO..
    ENCIMA NO SABEMOS QUIEN CORRIJE NUESTROS EXAMENES DE CADA DIA...QUIZAS LA EXAMINADORA MAXIMA SEA LA CONCIENCIA NO TE PARECE??
    BESINES Y QUE ESTES BIEN!!!
    SAU :=)

    ResponderEliminar
  38. Y todo esto tiene un fin que es la competitividad.

    saludos

    ResponderEliminar
  39. por suerte siempre se puede hacer trampa para aprobar un examen,
    jeje

    ResponderEliminar
  40. Carolina Sánchez Carrizo1:20

    Con respecto al examen de conciencia...tenemos a la Santísima Racionalización a quien a diario le prendo una velita.
    Si de exámenes escolares se trata, cada vez que rindo uno siento nervios que se deben a imaginarme cómo me sentiría ante una desaprobación de la materia.
    Es todo muy neardental...sino aprobás...no hay título...si no hay título...no existís.
    Conclusión silogística: si desapruebo no hay vida porque no soy nadie...por eso los nervios.

    ResponderEliminar