13/10/08

La avaricia rompe el saco

Paul tenía una pequeña empresa en la que producía prendas de textil un buen día una multinacional le encargó muchos pedidos.

Paul tuvo que meter más trabajadores en la empresa y aumentar el ritmo de producción.

Un buen día la multinacional le propuso que si quería venderles prendas de vestir tenían que hacer las prendas "en exclusiva" sino comprarían en otra fábrica.

Paul se lo pensó y decidió seguir con la multinacional, había invertido mucho dinero en maquinaría y además tenía muchos empleados.
Dejó de vender a los clientes de toda la vida.

Los ejecutivos de la multinacional una vez que consiguieron ser los únicos clientes presionaron a Paul para que abaratara los precios de los artículos hasta tal punto que no le llegaba para cubrir gastos.

La multinacional cambio de surtidor y Paul tuvo que cerrar la empresa que con tanto esfuerzo había creado.

Paul no salía de su asombro, siempre había pensado que en esta vida "el que no arriesga no llega a nada"; pero se olvidó del dicho "la avaricia rompe el saco".

33 comentarios:

  1. Por supuesto, el ansia de querer más a toda costa, incluso, dejando atrás aquello que realmente nos importa y por lo que hemos luchado, acaba pasando factura...

    ResponderEliminar
  2. y es que hay que tener cuidado de todos los dicho pues no por mucho madrugar amanece más temprano, pero a quien madruga dios le ayuda... yo como no sé a que dios se refiere, pues me levante un poco tarde y asi aprovecho la noche para escribir, que me gusta más

    ResponderEliminar
  3. Puedo decirte que lo he visto en mi empresa, una multinacional.
    Contratar a una empresa de programación y al terminar el proyecto, darse cuenta de que tenían a todos los programadores en el proyecto.
    No hace falta decir que salieron por piernas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Que cierto que es el dicho. Aunque pensándolo bien, por otro lado creo que no siempre es avaricia sino deseo o necesidad de crecer.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Un buenísimo ejemplo. En el mundo de los negocios lo normal es precisamente crecer...despacio.

    Los atajos suelen ser armas de doble filo.

    Saludos Cordiales amigo!

    ResponderEliminar
  6. Pues mi ejemplo:

    Donde yo curro trabajamos con magnesio. El precio del magnesio estaba por los 3 euros kg (tampoco tiene porque ser exacto), entonces los chinos empezaron a venderlo a 2 euros y claro, todo el mundo se fue a comprarles el magnesio a los chinos. Entonces las demás empresas vendedoras de magnesio quebraron y las compraron los chinos que se hicieron dueños absolutos del mercado y ahora venden el magnesio a 5 euros.

    Es un poco latoso pero creo que muy explicativo.

    ResponderEliminar
  7. Aunque parezca obvio, esto se repite desde el principio de los tiempos.
    Lamentable pero es así.

    Ya regresé... ;-)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Se olvidó que las multinacionales siempre terminan con la misma jugarreta!!!!.

    ResponderEliminar
  9. Son dos refranes que hay que saber compaginar. Para ello está el sentido común, aunque también la suerte cuenta.
    Yo de todas formas, pondría una moraleja a tener en cuenta: Nunca te fíes de una multinacional.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Y cómo ese ejemplo se ven a miles, hay que saber dónde está el límite, si te va bien de una manera y te sobra con eso, es mejor no meterse en líos de los que no sabes cómo vas a salir, pero la gente es así de avariciosa.

    Un lástima y encima todo lo que se deja atrás.

    ResponderEliminar
  11. Cuidadín con poner todos los huevos en el mismo cesto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. los momentos de relexion y sabiduria de neutris:
    la verdad que esos dichos hay que tenerlos en cuenta..saber emplearlos en los momentyos indicados....si es que tenemos claro cual es el momento indicado....
    un besin gigante neutris--!!!!
    or vua!
    :)

    ResponderEliminar
  13. hay que saber el límite de cada cual y ser feliz con lo que se tiene. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Desconozco si es un caso real, pero esto está pasando de verdad. La noticia del ERE de Nissan arrastra, por ejemplo, a distintas empresas auxiliares del automóvil que trabajaban para Nissan.

    ResponderEliminar
  15. en efecto la avaricia no es buena y el que no arriesga no gana,,,a veces se necesita suerte también... saludos,

    ResponderEliminar
  16. ay ay ay...a cuantos les pasa verdad?? es que esto de la varicia nunca se termina y no estoy tan segura de que la gente aprenda, el sistema es muy poderoso e hipnotiza...

    ResponderEliminar
  17. Y pensar que hay cantidad de historias muy reales parecidas a esta...
    Salud

    ResponderEliminar
  18. yo conozco a 3 empresarios que estan viviendo esa situación, se les olvida que siempre hay que invetir en la calidad y para la calidad de los productos.
    saludos.

    ResponderEliminar
  19. Tu relato se puede aplicar a todos los aspectos de nuestra vida.
    La honradez con uno mismo sigue siendo el valor más menospreciado de nuestra época.
    Gracias por la reflexión una vez más.

    ResponderEliminar
  20. Hola es verdad se le olvidó ese refrán ,no es bueno ser avaricioso en la vida ,hay que conformarse con lo que uno tiene.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Sí, esa es la fama que tiene la avaricia. La imagen de la avaricia es muy antipática y además es uno de los pecados capitales y por añadidura es el primero de la lista.

    En este momento, estamos sufriendo todos las avaricias de los banqueros. ¿No habrá llegado la ocasión de enfrentarnos a ellos?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Y por este dicho, así nos vemos. Un beso

    ResponderEliminar
  23. La avaricia rompe el saco del mas debil en este como en muchos otros porque el poderoso casi siempre sale reforzado.

    ResponderEliminar
  24. Pasa también en el mundo de la música. Firmas para una multinacional y no es que te vendas, es que te regalas porque se acabó la libertad y eso siempre sale caro.

    Creo que ser ambicioso es legítimo, pero con precaución.

    Muy ilustrativa tu historia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Pues si que es verdad, contra esto antes estaba el sentido común, pero murió.


    Un beso

    ResponderEliminar
  26. ¡Hola!
    La cuerda siempre rompe por el lado más débil...
    Ser empresario no es fácil, y menos en un mundo tan competitivo.

    ResponderEliminar
  27. será también tema de la globalización?????
    por lo pronto se puede pensar que la globalización exporta todo lo que no tendríamos que tomar e imitar.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Muchas veces me pregunto si el peor enemigo de la libertad de la mayoría no es es la libertad ilimitada de acumular dinero y recursos de unos cuantos..aborrezco las multinacionales,aunque me ha tocado trabajar para alguna.

    ResponderEliminar
  29. Qué interesante blog: tanto posts como comentarios. Volveré. Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Hola Neuro, Me ha gustado mucho como lo has contado. ¡Cuanta sabiduría hay en los refranes!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Sin descartar que las multinacionales siempre se quedan con toda la torta...o gran parte de ella, habría que buscar el equilibrio justo entre los dos refranes, que por cierto son muy buenos.
    Si yo fuese empresaria, jamás me fiaría de una multimedia.

    ResponderEliminar
  32. Anónimo13:23

    Hola Neuro :)

    Indudablemente hay que buscar el equilibrio.

    Saludos

    Marcial Candioti

    ResponderEliminar