6/9/08

El vuelo de la libélula

Libélula volando
El otro día iba paseando el perro y al llegar a un pequeño estanque me hizo detener el bello colorido de una libélula. Era de color púrpura y los rayos de sol hacían reavivaban su colorido, me dí cuenta de su forma de volar, no tenía mucha velocidad pero al tener cuatro alas hacían unos giros muy parecidos a los del helicóptero.

También me di cuenta de que no salía alejaba mucho del estanque, por un momento me imaginé un helicóptero patrullando la zona. Pensé estará vigilando "su zona".
Al poco tiempo salí de dudas.
Llegó otra libélula y se marcharon las dos, no sabía si se estaban cortejando, pero no, a los dos minutos volvió a vigilar su estanque.
Al rato se volvió a repetir la misma escena con otra libélula y también volvió para vigilar su estanque a lo que me quedé pensando será que los insectos también piensan y tienen el concepto propiedad al igual que los humanos.

Seguí el paseo y allí siguieron los pequeños animales en su estanque adornado con nenúfares, las abejas recogiendo el néctar de las flores, las ranas croando y saltando y la libélula siguiendo con sus labores de vigilancia; todos ellos totalmente ajenos a la contaminación, a los ruidos de los coches y por supuesto a mi presencia (o eso creo)...

48 comentarios:

  1. Hola Neurotransmisores.
    Me parece a mí que este día, con tanta observación de los serecillos de la naturaleza y sus costumbres, el perro paseó poco. No?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que seamos colegas de paseos de perro.

    Es cierto que son momentos para observar cosas.

    Yo estanques no puedo, porque no los hay por donde camino.

    Pero si que suceden cosas singulares.

    Precisamente voy a ponerme a escribir ahora mismo sobre las dos últimas que recuerdo con más intensidad.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, gracias por visitar mi blog, volver a visitar el tuyo es un placer para mí.

    Te deseo una feliz tarde.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Mirar la naturaleza es tranquilizador, te olvidas un poco de tu propia vida y te pones a divagar sobre lo que estará pensando o haciendo el bicho al que observes o en la belleza de las plantas y en como agitan sus hojas y tallos al viento.

    ResponderEliminar
  5. Finalmente todos somos parte de una Idea, querido amigo y compartimos afinidades.

    Me alegra saber que usted también saca a pasear el perro y se detiene a admirar la vida!

    Un abrazo cordial!

    ResponderEliminar
  6. Pues igual y si.
    Como sea el concepto que tenemos de pertenencia es fuerte, desgraciadamente en tiempos de inseguridad ese cuidar nos termina agotando.

    ResponderEliminar
  7. Tal vez piensen más de lo que aparentan, tal vez no... un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Tan fragiles y sigilosas...

    un saludo.

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que te fijaste en algo que casi nadie se fija hoy en día , en un animal de la naturaleza que está ahi como bien dices haciendo su labor ajeno al resto del mundo, y normalmente el resto del mundo ajeno a él, aunque en este caso a ti ella no te era indiferente y despertó tu curiosidad.

    Seguramente notaría tu presencia pero al ver que no eras agresivo con ella te respetó también tu espacio fuera del lago que parece ser su hogar.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  10. Estudiar visualmente el comportamiento de ciertos animales es realmente curioso. Se abre un abanico de posibilidades insospechadas de la observación de los mismos.
    Una gran imagen acompaña tus palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Es curioso lo que cuentas. ¿Qué hacía la libélula? No estaba cazando y abandonaba el lugar acompañada de otra de su especie. Eso sucedió en un corto espacio de tiempo. Parece que las libélulas sólo viven por un corto tiempo: unas semanas o varios meses y que por este motivo no suelen perder el tiempo.

    Hace mucho tiempo que llamaron mi atención. Son carnívoras pero lo más curioso es que aunque tienen seis patitas no les sirven para caminar y sus ojos -compuestos de muchísimos ojitos- que les permiten ver en todas las direcciones por lo que son muy difíciles de cazar. Además, no les gusta la carne de humano: es un gesto simpático ¿no?

    A mí me encantan, creo que hay unas cinco mil variedades de todos los tamaños y colores.

    Enhorabuena por el post. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  12. Que bucólico y romantico post. Vivo junto a un rio que ofrece bastantes posibilidades y al leerte me he dado cuenta de que debería estar más atenta a todo lo que pasa por la zona. Ahora que mi conexión a internet está de capa caída aprovecharé para ver si encuentro libélulas, aunque lo dudo, más bien tendré que conformarme con sapos, ranas y los habituales murciélagos, pero insistiré.

    ResponderEliminar
  13. Contemplar la vida cotidiana de los animales, siempre es precioso, a mi las libélulas
    me gustan mucho.

    ResponderEliminar
  14. Los animales cumplen su misión mucho mejor que los humanos.

    ResponderEliminar
  15. Un principio de territorialidad que es básico en muchas especies, nosotros por ejemplo.

    Ni bueno, ni malo, un proceso de selección de comportamientos para aumentar la probabilidad de subsistir en el medio como especie

    ResponderEliminar
  16. No se complican la vida ni joden a los demas, solo cuidan su territorio de caza, procrean , duermen y poco mas.
    ¿No existirá algun día una forma de vida intermedia entre la sencillez de la mayor parte de los animales y la complicacíon suicida del ser humano?

    ResponderEliminar
  17. Más que sentido de "propiedad" creo que tienen sentido de "territorio". En cualquier caso, las libélulas siempre están donde hay agua, es su medio. Y realmente son capaces de convertir para nosotros una charca en un diminuto paraíso. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  18. Acogedor y delicioso escrito, cada genero animal es un mundo.

    Besitos amistosos con los afectos de siempre!

    ResponderEliminar
  19. que buen sitio parece de ese para pensar, para pasear, para simplemente estar,
    bonito relato

    ResponderEliminar
  20. Tal como lo dijera la amiga Isabel, su hábitat natural se encuentra en las cercanías de lagos, charcos, ríos y tierras pantanosas, ya que sus ninfas son acuáticas. Las libélulas no pican a los seres humanos, y son valiosas como depredadores controlando las poblaciones de insectos como los mosquitos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Las libelulas asustan un poco pues parece que fueran a picar.

    Muy buen escrito...

    ResponderEliminar
  22. hola,pasavamos para agradecerte la visita,y las libelulas son muy lindas a mi me encantan,jejeje un beso

    ResponderEliminar
  23. Pues sí, yo también opino que los animales tienen su particular sentido de la propiedad, sólo tienes que ver a aquellos que marcan su territorio...

    ResponderEliminar
  24. Hay un estanque cerca de aqui y el otro día yo tambien me fuí hasta este lugar tan misterioso con mi Laika. Vi una libelula, creo. Volaba como tu dices, de aqui para allá como un helicoptero vigilando su campo de batalla. Pero mi libelula lo que hacia era algo curioso: con la punta de su cola, o de su parte trasera de su pequeñito cuerpo, golpeaba el agua y esta hacia circulos como cuando tiramos una piedra, sabes? Y me quedé minutos largos mirando esta libelula y me pregunté por que hacia esto. Debe ser que el movimiento del agua que ella provoca quizás hace salir algunos mosquitos del agua, yo no sé. Somos tan ignorantes con los insectos que por cierto respeto mucho ya que se que sin ellos no habría vida sobre la tierra. Es decir los monos que somos no estariamos mirando el Internet.

    La foto es preciosa.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  25. Tengo una simpática curiosidad, y es ¿cómo supiste que la segunda libélula era otra y no la misma de antes? :)
    Pero sí, el mundo de los insectos es fascinante.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  26. Creo que cada ser posee la inteligencia necesaria para sobrevivir en el entorno en el que le ha tocado. Sólo el ser humano parece no haber llegado aún a ese nivel de inteligencia suficiente.
    Esperemos que lo consiga pronto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Que bonito disfrutar de estas pequeñas cosas...Lo describes tan bien que hasta yo he visto la libélula sin ir al estanque.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Ves como una simple Libelula puede hacerte viajar lejos!!!

    ResponderEliminar
  29. Que suerte has tenido....yo hace años que no las veo por ninguna parte.Cuando era pequeña y en el estanque que hay en casa de mis abuelos, las veía cada día,era impresionante ver las volar como pequeños helicópteros, una obra de arte de la ingeniería divina.
    Un beso
    Tashano

    ResponderEliminar
  30. un animal tan curioso como bello. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Pasando por aqui a saludar.

    ResponderEliminar
  32. Ajenos, pero afectados por la intervención de la mano humana, que todo lo contamina y todo lo destruye, como si el mundo fuese sólo suyo y de nadie más...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  33. Hola Neuro, Has sido espectador privilegiado de lo que filman para los documentales de la televisión. ¡Que suerte!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Gracias por tu última visita. Como consecuencia de este post estuve buscando información sobre las libélulas y sobre todo imágenes. Conseguí algunas increíbles. También conseguí enterarme que no debe confurdírselas con los caballitos del diablo y enterarme de las diferencias entre estas dos especies.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  35. Gran anecdota.
    Encontre tu blog por bitacoras.
    Vi que seguias mi blog y es un gran orgullo.
    Te he agregado a mi blogroll, pasate cuando quieras.
    Salu2.
    Dakko.

    ResponderEliminar
  36. Veo que disfrutaste de tu paseo, a veces no se presta atención a lo que nos rodea y se pierden de ver cosas tan interesantes como la que cuentas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  37. Te dejo un nuevo saludo...

    Abrazos..

    ResponderEliminar
  38. Es que la verdad el helicóptero parece estar copiado exactamente de las formas de una libélula.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  39. El Rincón Del Caminante23:30

    Las libelulas, siempre me han parecido magicas, y son seres de la naturaleza, con su propios intereses, y quiza más felices que nosotros, humanos

    ResponderEliminar
  40. En mi blog hay algo para tí; espero que te guste.

    ResponderEliminar
  41. Me encantan las libelulas, la magia de la vida esta en disfrutar de las cosas simples (:

    Tengo una pregunta:como puedo añadir a mi blog un apartado con las entradas más visitadas?, te agradecería tu ayuda.

    Saludos

    ResponderEliminar
  42. Hola buenas, notificando cambios:

    En forma de web:

    http://www.everyoneweb.es/cristalizaciones/

    Por cierto, nuevas direcciones

    Reyno de hayas: http://cristalizaciones.blogspot.com/
    Currando por la Paz: http://migranhobby.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  43. :)
    la naturaleza es bella en sí misma.

    Por donde paseabas? ;)

    ResponderEliminar
  44. Yo estoy convencida de que los animales, efectivamente, sienten la posesión como una necesidad.
    Bonito post.

    ResponderEliminar
  45. Bueno, digamos que los humanos todavía conservamos algunos instintos animales. ¿no?

    ResponderEliminar
  46. :S
    Ya te tomaste muchas vacaciones de blog, donde andas?.

    ResponderEliminar
  47. Su colorido morado atrae

    ResponderEliminar
  48. Anónimo1:45

    yo venía del cole de mi hija, y me paré a ver volar decenas, o más de libelilas volando a una altura algo baja entre mi tamaño (1:7) y 4 mts de altura, era impresionante

    ResponderEliminar