11/7/08

El río de la vida y los problemas sociales

El río nace en las montañas, al poco tiempo se encuentra con fuertes corrientes por los desniveles (salariales y sociales), después llega al valle donde transcurre de una forma tranquila, después llega la fase de la sedimentación en la que los posos (de las batallas y reivindicaciones realizadas) se van al fondo y se olvidan en el fango.
Las aguas que salieron de las montañas llegan al mar y desaparecen engullidas por el mar. Los problemas también desaparecen en un mar de dudas.
corriente en el río
He observado que cuando hay un problema ya sea laboral, nacional e incluso internacional, la primera reacción de las masas oprimidas es la perplejidad, seguida de la protesta (aguas turbulentas), después viene la fase igual que los ríos en que las aguas siguen lentamente hacia su cauce. Después las aguas, los problemas y las reivindicaciones llegan al final disolviéndose en el mar, disolviéndose en el olvido.

43 comentarios:

  1. cierto es, como en todo los principios siempre son fuertes y a medida que transcurren se van relajando o disolviendo, no siempre caen en el olvido, a veces se solucionan. un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Buen parangón!

    La vida, como el río, es un constante recomenzar y en él nos encontramos todos incluídos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Que buena manera de graficar los problemas humanos y sus visisitudes, es cierto , la vida a veces no es mas que un gran rio, en donde se va pasando momentos de turbulencia y de calma...éxitos..

    ResponderEliminar
  4. Trágica comparación de los seres humanos y su problemática con la constante del río que muere en la mar. Soy luchador y nos veo mejor como salmones remontando el río. Un abrazo amigo. Por fin he podido actualizar en todos mis blogs de blogger; una verdadera fatalidad lo del bloqueo IP en Nicaragua. H.

    ResponderEliminar
  5. La vida sigue, como la corriente, no cabe duda

    ResponderEliminar
  6. Efectivamente, esa es la desgracia, "muere" los juicios de los politicos corruptos "muere" la conciencia de las guerras "muere" el horror a los malos tratos, "muere" el escandalo con los precios "muere" el amor a los pobres, emigrantes o cualquier ser que nos necesite. ¿Tú crees que estamos vivos?

    ResponderEliminar
  7. De acuerdo en que muchas veces es más el ruido que las nueces. La indignación ante ciertas cosas se nos pasa rápido, tan rápido que nos contentamos con que queden sin solucionar. Quizás deberíamos ser más tenaces ante injusticias o hechos con los que no estemos de acuerdo. Seguro que así avanzaríamos hacia una sociedad más justa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Volver a la vieja idea del río como centro de una problemática. Porque el río no ofrece, no quita, no ordena. El río anda por dentro de sí, con la libertad de quien nada demanda.

    ResponderEliminar
  9. Que comparación...! es verdad cuando hay algun acontecimiento es como una explocion, impacta pero se va debilitando con el tiempo!
    Aqui en mi país cada cierto tiempo hay protestas, la gente sale, grita y quieren matar a todo el mundo (por decirlo de alguna forma) eso dura: de una a dos semanas maximo luego..NADA.. todo el mundo vuelve a lo mismo quejas..trabajos...quejas...hogar..quejas..vida social..quejas...hasta que sale otra protesta!....REULTADO: Un circulo vicioso de nada.. pero bueno!!!

    ResponderEliminar
  10. Conclusión: la vida es como un río, lleno de meandros, paradas, turbulencias y zonas tranquilas. Un abrzo.

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado mucho esta comparación que haces con el río. Nunca lo había visto así y es muy parecido.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Es interesante la reflexión, pero recuerda que alguien dijo "cuando los pueblos agotan la paciencia, hacen tronar el escarmiento".Como un río contenido por un dique, si no se abren las compuertas estalla e inunda y arrasa con todo.
    Un saludo, amigo

    ResponderEliminar
  13. Nuestras vidas son los ríos
    que van a dar en la mar,
    que es el morir
    allí van los señoríos,
    derechos a se acabar
    e consumir...

    Como un río, todo en esta vida nace y muere... incluso los problemas (o supuestos problemas).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado mucho la comparación que haces del río con los problemas de la vida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Hasta que un día nos tape el agua...

    ResponderEliminar
  16. Me parece una muy buena metáfora, acerca de la vida y los problemas sociales

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Si señor, es una gran verdad, acertada comparación.
    Pero esto es así simepre, al río le dan sal y se olvida de que es río y se convierte en mar.

    ResponderEliminar
  18. No cabe la menor duda, que nuestra vida es como un rio.

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola!
    No olviden que ocasionalmente, el río se encuentra con alguna represa que retiene su furia, aplaca su corriente y corta abruptamente su recorrido.
    La vida también ofrece esas represas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. pues meuro te dire que ese rio de la foto lleva las aguas bastantes sucias por lo menos asi ve....y esta buena la idea...
    porque es buena la lluvia esa que cae con todo.....y que hace arrazar los rios con toda la furia llevando toda la basura a u paso......y bueno la idea es que despues de la tormenta y que se haya llevado todo lo sucio quede mas o menos limpia la cosa......
    un besin ....se te extraña en el blog amigo!

    ResponderEliminar
  21. muy bien
    es el eterno retorno de nietzche.
    salu2

    ResponderEliminar
  22. Pues en mi pais eso sucede constantemente ,el mar de dudas y de olvido es inmenso,en este momento,precisamente esta tarde hay turbulentas protestas de marchas y contramarchas ,este post es genial,tu blog me encanta.

    ResponderEliminar
  23. Un blog muy interesante. me gusta.
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Un símil demasiado perfecto...Sin lugar a dudas la vida misma.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Pues sí, al final, mucho hablar para nada. Los problemas acaban olvidándose. En este país se olvida pronto

    ResponderEliminar
  26. Un bello post metafórico que nos recuerda la importancia de tener memoria.

    Y es que, aqui, y en todos los sitios, nos vamos pareciendo a los peces, que olvidan lo que han vivido unos segundos después.

    Daemonicus Imprimatur.

    ResponderEliminar
  27. Querido amigo,

    Agua, desigualdades, etc. Hoy la guerra mas que por los ultimos , sera por la primera.

    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  28. Totalmente de acuerdo.
    Creo que me pasaré de vez en cuando paisano.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  29. Muy buena comparación.

    ResponderEliminar
  30. A veces parece, querido amigo, que estamos destinados a empezar siempre de nuevo.

    Excelente Post, metáfora y pensamientos!

    Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
  31. Muy buena comparación. El símil es comparable

    ResponderEliminar
  32. Buen simil. Por eso aquello de "nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar..."

    ResponderEliminar
  33. Pues no veo la sorpresa, lo sorprendennte sería que las masas oprimidas no fueran oprimidas

    ResponderEliminar
  34. Maria23:06

    Gracias por tu visita a mi blog, y la verdad es que me gusta mucho el estilo del tuyo, y lo que has escrito en este post, para lo cual, intentaré visitarte frecuentemente, cuando el tiempo me lo permita, espero que tú visites mi blog, igualmente, cuando puedas.

    Has realizado una muy buena comparación y me parece realmente imaginativa.

    Gracias por compartirlo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. Estuve navegando un poco por todo el blog y quería felicitarte por todo su contenido que me ha sido sumamente útil. ¡Saludos cordiales!

    ResponderEliminar
  36. Por que o tempo faz tudo ser esquecido?
    Você sabe?

    Em tempo: MUITO BOM seu blog!

    ResponderEliminar
  37. y es que la vida en sí es como un río que sigue su cauce hasta desembocar en algún otro sitio...saludos!

    ResponderEliminar
  38. Que bien lo has plasmado!!!, me ha recordado la sabiduría que se encierra en la naturaleza:

    El lirio es el perfecto ejemplo de la flexibilidad, esa flexibilidad anímica que debemos cultivar. Cuando se desata un vendaval, el lirio se pliega sobre el suelo y después se incorpora en todo su esplendor. A pesar de su apariencia de fragilidad, debido a su flexibilidad no es perjudicado, en tanto que la rama de un árbol, aparentemente mucho más resistente, pero no elástica, se quiebra. En la vida diaria debemos ejercitarnos en la flexibilidad, o sea, en ser más armónicos, tolerantes, con lo que evitaremos inútiles resistencias, oposiciones y conflictos que terminarán por quebrarnos y originarán innecesarias tensiones y crispaciones.

    El río representa la fluidez. Sabe encontrar el punto de menos resistencia para seguir fluyendo y así no se estanca, no se detiene y por eso su agua es pura y translúcida, a diferencia del agua estancada, que es sucia y maloliente. El río se renueva a cada momento. Tenemos que aprender, como el río, a fluir sabiamente, evitando estancamientos y bloqueos, renovándonos a cada instante.

    La sabiduría de la montaña es evidente. La montaña sabe estar afincada en si misma, sólida, segura, sin prisas ni urgencias. Debemos cultivar esa sabiduría y saber estar afincados en nuestro centro ontológico, establecidos en nuestro punto de quietud, sin ansiedad, sin inútiles urgencias, hallando el eje de lo inmóvil y firme en lo móvil.

    La luna es la sabiduría de la imperturbabilidad y de la perfecta ecuanimidad. Se mantiene la quietud ante el encuentro y el desencuentro, la aprobación y la desaprobación, la ganancia o la pérdida, el elogio o el insulto.

    El lago es el signo de la espontaneidad. Sin aprobar ni desaprobar, refleja. Sin antipatías ni simpatías, refleja. Sin apego ni rechazo, refleja. Está en su naturaleza espontánea reflejar y no decir "esto lo reflejo y esto no", por simpatías o antipatías. Refleja pero no atrapa. Refleja pero no se aferra ni persigue lo reflejado. Si el sol se refleja en él, perfecto, y si no lo hace, también. Mantiene su apertura y se conserva incólume.

    La sabiduría del firmamento es formidable. Las nubes vienen y van pero no pueden arrastrar jamás al firmamento tras ellas. La persona bien establecida en su naturaleza real, no se deja arrebatar y turbar por las "nubes" de los pensamientos o estados de ánimo ni por las contrariedades y vicisitudes de la vida cotidiana. Mantiene su presencia de ser, su serenidad y la capacidad del "mirar inafectado". Así mismo, por muchas flechas que lancemos al cielo, éste no es herido. La persona equilibrada, parafraseando a Kipling, no puede ser herida por mucho que herirla quieran.

    La rosa es el simbólo del afecto incondicionado, de la máxima y más bella generosidad. Colocas una rosa en un desierto y sigue exhalando su aroma, y así lo hace incluso si la situas en un lodazal. Si no hay nadie para oler su fragancia o nadie quiere hacerlo, ella sigue espontáneamete exhálandola. Está en su naturaleza impregnar con su generoso perfume, sin exigir nada a cambio, sin esperar que nadie la huela y sin desesperar si no la huelen. En su naturaleza está dar, entregar incondicionalmente, como la persona que ha logrado establecerse en la dimensión del amor incondicional.

    Qué hermosa una playa en su desnudez!!! Es el silencio lleno y no hueco. La playa siempre está dispuesta a recibir la ola. La ola viene y la ola parte, pero la playa permanece. No retiene la ola, no se apropia de ella, no la persigue. Espera. Nunca rechaza, nunca retiene, pero está.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Los problemas de la vida, como por ejemplo, el sentirse celoso, con rabia, sentirse sin importancia, que la vida ha perdido su placer; son problemas de la vida que surgen por la poca claridad mental. La falta de claridad hace que ellos aparezcan y por esa falta de claridad, el tener lucidez de ellos los disuelve. Si estás claro, si puedes ver claramente el problema, el problema desaparece.

    Me gusta mucho estas palabras de Osho... y calzan muy bien con tu interesante reflexión!!

    Te felicito por tu blog!!!
    Me encantó :)

    ResponderEliminar
  40. Que buena analogía te felicito, a veces me siento masa oprimida por el poder politico, y siento impotencia.
    deje una reseña de tu post en mi blog
    saludos

    ResponderEliminar
  41. Pero como también se observa en la analogía, esos problemas no desaparecen y hay algunos que es mejor solucionar, sino pueden volver.

    ResponderEliminar
  42. muy cierto , buena analogia ¡ saludos desde rddblog.com

    ResponderEliminar
  43. Anónimo8:33

    La mentira de ser, volver a creer y empezar otra vez...

    ResponderEliminar