11/6/08

Rompiendo el cascarón y llegando a los cielos

Cuando tenía quince años estábamos una pandilla de adolescentes sentados en un portal. Yo me estaba metiendo con un amiguete de menor edad al que le decía "Todavía no has salido del cascarón". En aquel momento un señor que iba andando por la acera se detiene nos mira fijamente y nos dice: "En la vida no hay un cascarón, sino muchos, cuando rompemos un cascarón aún nos quedan muchos por romper".
Han pasado muchos años y todavía lo recuerdo. Ah, y además que acertado estaba el señor.

A veces hacemos grandes esfuerzos por romper el cascarón en un afán de renacer o de volver a vivir plenamente, bueno o como se le quiera llamar.
Como decía el relato bíblico "No entrará en el Reinos de los cielos el que no nazca dos veces", entendiendo por el reino de los cielos el estado de felicidad que se puede alcanzar en los ciclos de nuestra existencia.

25 comentarios:

  1. Nunca terminamos de romper cascarones, vienen uno detrás de otro...

    Te dejo un beso!!!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que siempre nos vemos sobrepasados, por una circunstancio u otra

    ResponderEliminar
  3. Siempre viviremos rompiendo cascarones y de ahí lo interesante de la vida... Cada vez que llegas a una meta te trazas otras, cada vez que tienes un logro quieres más! como bien lo dice Maslow en su teoria: Conforme se satisfacen las necesidades básicas, los seres humanos desarrollamos necesidades y deseos más elevados.

    Cuidate!

    ResponderEliminar
  4. Sales de un cascaron, te metes en otro, te pones corazas, te quitas unas te pones otras,
    todo son capas en la vida, que ir quitando que ir superando, como las estapas de la vida, unas empiezan otras acaban....
    unas buenas y otras malas.....
    la vida en todo su sentido...
    un beso.

    ResponderEliminar
  5. somos como una cebolla...repeltos de capas que hay que atravesra...o bueno para que quede mas bonito..te dire que somos como muñecas rusas.... el sentido de todo esto es simple....pues la vida por si sola nos conlleva a atravesar "cascarones" para aprender de ella ..y llegar a ser buenos o malos individuos....
    hoy te note un poco consternado....bonito post...
    un besin enorme neuro...!!!!!
    :)

    ResponderEliminar
  6. A veces es as fácil salir del cascarón, que del armario para algunos...
    Salud

    ResponderEliminar
  7. Pues ese señor dio en la tecla , así es la vida, nunca terminamos de salir del todo. Un beso

    ResponderEliminar
  8. ASI ES HAY MUCHOS PROCESOS EN LA VIDA.
    SALUDOS.

    ResponderEliminar
  9. Lo de nacer dos veces tal vez se refiera a que despues de nuestro nacimiento, tenemos que volver a nacer encontrándonos a nosotros mismos. Es así como yo interpreto este pasaje.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Yo no me veo rompiendo cascarones!!!! Será que no he salido aún del primer huevo?

    ResponderEliminar
  11. Genial la frase que te dijo aquel hombre!! la verdad es que nunca, nunca dejamos de crecer, de hacernos como personas, de descubrir... Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  12. Lucas 17, 23 (o un numero parecido): "Antes bien considerad que el reino de Dios está dentro de vosotros"

    Mapa exacto del tesoro, otra cosa es que lo percibamos

    ResponderEliminar
  13. Todos y cada uno de los días de nuestra existencia -al despertar- rompemos un nuevo cascarón...

    Es un constante renacer... un permanente recomenzar...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. ¿Es posible aprender a vivir? ¿Se puede hacer de la vida un aprendizaje? Si, claro que si se puede. Siempre romperemos cascarones porque somos entes en evolución, somos seres de aprendizaje. La vida es un viaje misterioso, impredecible, pavoroso y apasionante en el que hay encuentro y desencuentro, amor y desamor, agrado y desagrado, dicha y desdicha. Hay que asumirla por entero. Y siempre debemos tener presente que no debemos dejarnos dominar por las frustraciones y hay que saber digerirlas para que no provoquen desánimo, malestar y resentimiento, ira o rabia. Ser el arquitecto de uno mismo con humildad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. que cierto es tu post... algunos nos empeñamos en romper el cascarón y una vez hecho, nos damos cuenta que no debemos bajar los brazos...

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Gran sabiduría la del señor que te dijo eso. Cada día se aprende y se avanza en esta vida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Un cascarón se rompe para ver mas allá de él, pero simpre queremos ir un poco más allá... saludos!

    ResponderEliminar
  18. Y cada día se puede y debe aprender algo nuevo, para lograr ir alcanzando metas, saltando obstaculos, rompiendo cascarones...
    Saludos
    Chau

    ResponderEliminar
  19. Pienso que tenemos que romper cascarones hasta el instante antes de la muerte.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Probablemente todos los comentarios tengan razón.Yo creo que el cascarón más importante de todos, ese que al abrirse y asomarnos nos transforma la vida es el que rompemos en algún momento de la infancia al ser conscientes de la existencia de la muerte.Esa consciencia hace que algunos no quieran admitirla
    y vuelvan a encerrarse en el cascarón y otros, sin embargo se hacen adultos al admitirla.

    ResponderEliminar
  21. Muy acertado estaba se hombre.
    La vida esta llena de cascarones que romper, de muros que flanquear...

    muy buena la reflexion

    un saludo ;) cuidate

    ResponderEliminar
  22. Tienes razón, nunca se acaba de aprender. Cuando creemos que ya hemos conseguido algo, en realidad, aún nos falta algo por descubrir. Aquel señor que te dijo aquello debía de ser muy sabio. Todos tus posts son excelentes.

    ResponderEliminar
  23. Hola Neuro!

    Muy interesante reflexión. También conozco la frase, la escuchaba decir cuando era pequeña entonces me hacía gracia, después comprendí lo que quería decir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. muy buena reflexion
    aunque en la vida hay cascarones y cascarones, y de diferente grosor
    saludos

    ResponderEliminar
  25. Una refelxion importante, tenia razón ese hombre, morimos rompiendo el último cascarón, al menos aqui en la tierra.

    ResponderEliminar