16/4/08

La libertad y la capacidad de decisión.

He observado que la amabilidad muchas veces va disfrazada, que algunas personas quieren hacernos prevalecer sus opiniones e imposiciones, pero no solo por el placer de hacerlo sino para que no podamos tener ejercer nuestra propia libertad, es decir, la capacidad de decidir por nosotros mismos.

Por ejemplo, vamos a casa de un amigo o familiar y parece que nos imponen que comamos hasta reventar, si no fumas te ofrecerán tabaco, si no bebes te ofrecerán bebida con alcohol si estás a régimen te ofrecerán pasteles, si te pones pesado te dicen "por uno no pasa nada".

En la vida cotidiana algunas veces tenemos que decir NO.
Muchas veces dejamos de ejercer nuestra libertad para que otros en nombre de la amistad no nos dejen practicar la libertad.
La esclavitud no solo es hacer lo que te manden, es hacer lo que te sugieren, o dejar de hacer lo que uno mismo decida.

Las relaciones humanas no se fundan en la libertad sino en la dependencia. En el grupo la libertad individual queda subyugada por la supuesta libertad del grupo.

Hay muchas personas libres y el precio que tienen que pagar es muy alto; no tienen techo, bueno su techo son la luna y las estrellas pero para ello han tenido que renunciar a muchas cosas, sobre todo han tenido que renunciar a que los demás decidan por uno mismo.

41 comentarios:

  1. ¿por qué cuando dices NO tienes que repetirlo varias veces y dar todo tipo de explicaciones o ponerte en plan tajante?

    ResponderEliminar
  2. es de muy mal gusto cuando ocurre lo que te ofrecen algo y dices NO ... y te dicen el famoso "por uno no pasa nada"....hay que aprender a decir no cuando realmente no queremos algo...muchas veces estamos sujetos a decir que si por ciertas circunstancias....
    y algunso dicen que no ...como los pobres esos de los que hablas que por techo tienen la lina y las estrellas.....
    HAY QUE APRENDER A DECIR QUE NO...CUANDO NUESTRA CINCIENCIA DIGA NO..
    UN BESIN NEU....

    ResponderEliminar
  3. Hay algo que se llama: Asertividad que es importantísimo. Asertividad es la respuesta con naturalidad, convencimiento y libertad a una propuesta exterior. Ahora está muy de moda esta palabra y todo lo que ésta conlleva, incluso su práctica forma parte de cualquier terapia de conducta como ayuda al fortalecimiento de la autoconfianza.
    Y es que tan importante es saber decir SÍ como saber decir NO.

    ResponderEliminar
  4. Estoy en absoluto acuerdo amigo!
    Decir NO es siempre un desafío, sobre todo cuando reina la hipocresía y el doblez.

    Mi abrazo para usted!

    ResponderEliminar
  5. Es importante aprender a decir que no, cuando lo podemos hacer desde la tranquilidad y la serenidad hemos dado un paso importante de respeto y consideración a nosotros mismos.

    Muy buen tema.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo.
    ¿Falta de asertividad quizá?

    :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Tremendo tema el que propones. Coincido básicamente, aunque también es verdad que muchas veces, y hablo de mí, actuamos para no ser o parecer descorteses. Cada situación implica una actitud, un comportamiento que no siempre tiene por qué responder al criterio de libertad. A mi modo de ver, la educación debe imponerse a veces a lo que a uno le apetezca para tratar de mantener la convivencia, incluso aun cuando creamos que el otro no nos corresponde. No sé si me he explicado suficientemente bien... Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Cuando si tienes techo pero dices que no, el precio que pagas es la etiqueta de "borde". Si luego te conocen, se desorientan, no saben como interpretar tus "no" porque ya no pueden ponerte esa etiqueta. Por circunstancias si conozco personas que son ellas mismas, que dicen que no y se respeta ese no sin etiquetas de ningún tipo. Si dejas de ser tu mismo, qué te queda? vale la pena? sinceramente, creo que no.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Te entiendo me ha pasado varias veces eso y simplemente uno lo único que hace es sentirse molesto, ne ha interesado mucho tu texto porque me fejaste pensando

    ResponderEliminar
  10. La libertad nos la marcamos nosotros mismos al no saber decir NO en el momento propicio y de una manera diplomatica; cosa por cierto, nada fácil.

    ResponderEliminar
  11. Una buena reflexión que da para pensar mucho. Muchas veces no decimos no por pura cortesía y falta de confianza, nos vemos forzados a realizar actos que si estamos en otra situación más cómoda no lo haríamos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. jajaja Parece que has venido de visita conmigo a casa de mi vecina...
    Lo malo es que he de confesarte que ante sus amorosa insistencia, sucumbo, con su arroz con leche, su cafelito, los dulces y su maravillosa paella...
    La carne es debil amigo...jajaja
    Salud.

    ResponderEliminar
  13. JEje es como una visita a casa de los abuelos...recuerdo aquellas meriendas en las que la abuela te ponía hasta arriba de todo lo que pillaba, por más que dijeses "no quiero más" ella se empeñaba en darte y darte...

    ResponderEliminar
  14. Es cierto a mi pasa con mi madre, quiere que haga lo que ella dice y yo ya estoy casada con una hija, es terrible.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. En ocasiones es muy difícil decir no, por ello nos sentimos atrapados, manipulados e incluso luego nos sentimos defraudados y violentos con nosotros mismos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. La sociedad ve mal el individualismo, alguna vez nos ha costado trabajo a muchos decir que no a la manada por temor a ser rechazados en el circulo social, peo al final te das cuenta que son relaciones pasajeras, que no eras tan dependiente de ese grupo y que te puedes identificar a ti mismo como lo que eres un ser individual.
    Pero si, para llegar a eso, comentemos muchos errores por no haber dicho un no en el momento necesario.

    ResponderEliminar
  17. Me he sentido tan reflejada, a mi edad y todavía no he sido capaz de aprender la palabra "NO" y a veces siento como suben, escalan hasta mis sentimientos y los manipulan, y no sé decir, no, basta, no sigas, no quiero, no vengas, no voy... en fín, sólo, no, pero que complicado es a veces pronunciarla.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Es que aprender a decir no cuesta mucho, al decir no puedes hacer daño a otra persona entonces prefieres hacertelo a ti. Que esta mal pero... es lo que hacemos, yo no veo explicacion ninguna.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  19. Ya sabes que hace poquitos días hice un post justamente con la opción de poder decir NO.

    Es cierto tu punto de vista que algunos/as con amabilidad se ponen pesados y a toda costa quieren que hagas lo que les apetece. En fin, una vez más, nuestra libertad pasa por hacerles frente y decir, NO.

    besitos

    ResponderEliminar
  20. Bueno, hay gente que aparentemente son libres, como los sin techo a que te refieres y a lo mejor son esclavos de su propia ignorancia. En cambio hay otros que pueden vivir entre rejas, presos y sentirse libres.
    Es cuestión de sentimiento.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Si digo que si cuando en mi corazon y en mi mente esta un no! pues pobre de mí! ...quien me quiera y tenga mi amistad y aceptas mis SI,debe aceptar igual mis NO.

    Es lo que pienso!

    Cuidate!

    ResponderEliminar
  22. Quizás tenga que ver con la falta de criterio y el exceso de teatro...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Si algo he defendido siempre ha sido mi libertad. En mi opinión, la libertad es muy importante, en todos los aspectos de la vida, y nunca he tolerado que nadie me imponga cosas que son inaceptables para mí pero, la verdad, en pequeñas cosas, cedo porque es evidente que quien se empeña en que comas un pastel es, casi seguro, que los compró con toda la ilusión del mundo para que disfrutaras de ellos. Y en cosas de este estilo...no tienen una importancia mayor.

    Pero yo he visto blogs en los que no se puede manifestar la menor discrepancia porque eso implica una ofensa y yo no quiero fastidiarle la vida a nadie. Ahí pierdo mi libertad y esto me desagrada. Sí y mucho: porque las cosas se pueden ver desde muchos puntos de vista...

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  24. Decir No cuando queremos decir NO nos libera de hacer lo que no queremos!. Y a los que dicen Si cuando quieren decir No, una advertencia: él mismo está dando a pie a que decidan por él.

    ResponderEliminar
  25. Es verdad lo que tu dice...comparto tu experiencia contada; me ha pasado pero yo creo que no es de parsonas malas o el intento de hacer pasar un mal momento, creo que es la manera de hacerte sentir satisfecho sin saber que haces un poco de daño o, cuando no, sentirse incomodo hasta de no ir mas a ciertos lugares.

    un abrazo amigo y hasta la proxima.

    ResponderEliminar
  26. Es importante que en algún momento nos detengamos y nos formulemos la siguiente pregunta: ¿para quién estoy viviendo?
    La respuesta a esta cuestión y a sus múltiples ramificaciones (por qué, para qué, por quién, para quién estoy haciendo esto o dejando de hacer esto otro...) nos ayudará a establecer de una forma más nítida la frontera casi siempre difusa entre el 'yo-individuo' y el 'yo-social'.
    Conocer esta frontera es perfilar la libertad.

    ResponderEliminar
  27. Hay una libertad, "la interior" que ningún grupo de pertenencia te puede coartar, es esa la que tienes que tener en claro...por lo demás el NO depende de que tan fuerte eres ante una tentación, si es que te tienta. Muchas veces la gente te toma a prueba, sólo para molestar,pero es su problema, no se tiene que convertir en el tuyo si tienes tus desiciones firmes de lo que quieres para tu vida...besos.

    ResponderEliminar
  28. ¡Hola!
    De regreso después del problema que me mantuvo desconectado por varios días.

    Según Wikipedia: "La palabra libertad designa la facultad del hombre que le permite decidir llevar a cabo una determinada obra o no llevarla a cabo. En otras palabras, lo que permite al hombre decidir si quiere hacer algo o no, lo hace libre, pero también responsable de sus actos."

    Partiendo de este concepto puro y general, la libertad fue desmenuzada y distribuida en ámbitos más cerrados y aislados que resultan mucho más fáciles de dominar, administrar, supervisar, coartar.... Esos pequeños pedazos de libertad fueron bautizados como "libertades cívicas"; las cuales, conjuntamente, con otros pequeños trozos de libertades, forman los barrotes que componen las jaulas que enmarcan nuestras vidas.

    La libertad es un concepto profundamente vinculado al pensamiento humano, tanto es así que al fallecer un individuo, sus libertades mueren consigo. Por lo tanto, debería estar limitada exclusivamente al grado de conciencia, autodeterminación y posibilidades materiales del individuo.
    Pero... solo recibimos pequeñas dosis de libertades.

    Saludos

    ResponderEliminar
  29. Hola!
    Nunca he sido de las personas que se dejan influir por los demás.
    Si es que no, es que no y punto.
    Y si es que si, es que si y punto.
    Aunque a veces puesa surgir un dudoso vale, o bueno... pero es mi dudoso vale o bueno, no el que nadie me imponga. :D

    Me gusta tu modo de pensar.

    Venus

    ResponderEliminar
  30. Me quedo con la frase del post:

    "Las relaciones humanas no se fundan en la libertad si no en la dependencia"

    Qué gran verdad...

    ResponderEliminar
  31. Decir No es un aprendizaje que a veces puede llevar toda una vida. Pero cuando aprendemos a decirlo, a ser consecuentes con nuestros actos, pensamientos y sentimientos, es cuando por fín empezamos a ser libres. Estupenda reflexión, gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Tendríamos que actuar sin obligación alguna. Siempre hay alguien que quiere decidir por uno, me suele pasar y llevar la contraria me hace sentir rara ante tanta insistencia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  33. Para mucha gente, en muchos ambientes, esto que planteas es todo un desafio, sobre todo en micropoblaciones. Es algo a lo que hay que aprender.

    Eres mi blog amigo, decidido.

    ResponderEliminar
  34. Hay que aprender a decir que No y a ser UNO MISMO sin que ello implique alterarse o ser impertinente. Un saludo especial...

    ResponderEliminar
  35. Hay que saber decir "No", pero en ocasiones no lo decimos pues las otras personas no tienen la madurez suficiente para entenderlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. adn9:45

    Este blog es una pasada

    ResponderEliminar
  37. Efectivamente hay que saber decir no en las ocasiones necesarias.

    Parece que para sentirte integrado en un grupo tienes que opinar igual que ellos. El criterio propio es muy valioso y hoy en día se esta perdiendo.

    Muchas veces personas de nuestro círculo cercano cuando nos piden un consejo para ellos desean que les digamos lo que ellos piensan y eso no es así.

    Interesante tu blog que acabo de descubrir.

    Te dejo un post de mi blog que trata de algo relacionado http://blogderrhh.blogspot.com/2007/09/aceptar-las-criticas.html

    Saludos,

    Juan Martínez

    ResponderEliminar
  38. Desgraciadamente tengo que darte la razón. Si quieres conservar ciertas amistades parece que tengas que subyugarte a ellas, lo cual pone en entredicho el nombre de "amistad". Lo peor es cuando tienes que hacerlo con la familia para que en ella exista la armonía (a costa de tu libertad).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Tema interesante el que has tocado; el eterno problema entre lo individual y lo social. Las normas de convivencia son necesarias e indispensables para evitar un caos. Todas las civilizaciones incluso las primarias tienen reglas o normas de convivencia que todos deben seguir. De tal forma que tenemos los individuos una libertad limitada por esas reglas; el derecho de ejercerla dentro de una esfera bastante amplia en la que no afecte el interés general. Así está diseñado en los sistemas democráticos mas avanzados. En las relaciones interpersonales; apartando aquellas en las que no tenes opción (generalmente las laborales y familiares) siempre puedes decidir cómo relacionarte con las personas. Tomemos tu ejemplo: si sabes que el amigo Juan cuando lo visitas tienes que comer su comida hasta reventar de forma inevitable, simplemente no lo visitas. Punto. Pero tampoco sería muy amistoso de tu parte decirle al amigo Juan te visito pero ya sabes que solo bebo agua mineral de Nicaragua. Son dos extremos que en aras de la amistad debería limarse. ¿Cómo? Consensuando entre amigos. Finalmente el hacer algo que te sugieren no es esclavitud. Un abrazo. H.

    ResponderEliminar
  40. Pienso que la libertad en este caso no tiene nada que ver con quedar bien con familiares o amigos.
    A mi edad he madurado lo suficiente, he vivido lo suficiente ... y tengo el derecho ganado, no de ser descortés, pero si de ser firme con mis prncipios e ideas, si no quiero comer, no como, si no quiero beber, no bebo, y de fumar na!!!
    Si en un super o comercio o sociedad medica o lo que sea no veo buena atencion, pues no voy más y ya!!!
    Pero ser oveja despues de haber vivido tanto, pues no!!!!!
    Y te dire me llevo barbaro con amigos, familia hermosa que tengo, y vecinos, ser autentica vale la pena.
    Eso si, siempre siendo cortés y educada.
    Cariños

    ResponderEliminar
  41. Decididamente eres una persona muy interesante...
    Aupa!!

    ResponderEliminar