20/4/08

El fútbol no es el opio del pueblo.

Antes de que llegara la democracia se solía decir que el fútbol se usaba para desviar la atención del pueblo para que no pensara en política. Después de muchos años y en plena democracia queda demostrado que el fútbol tiene vida propia y que es independiente de la política.


Los futbolistas no solo tienen cierta habilidad para darle patadas a un balón. En el fútbol tiene cabida muchos deportistas que no tendrían cabida en ningún otro deporte. Los hay con todo tipo de morfologías, los hay rápidos y lentos, altos y bajos, fuertes y débiles, creadores y destructores, etc.

Un partido de fútbol es una "batalla con reglas" en donde once jugadores forman un todo en el que trabajan todos para conseguir un bien común ganan todos o pierden todos. Son muchos detalles los que se nos escapan en un partido de fútbol y para mi lo más importante es lo que hacen los jugadores cuando no tienen el balón.

Ahora hay gente que se autodenominan "gente del fútbol" que hablan como si fueran forofos (bueno en realidad lo son). Lo más curioso del caso es que cada espectador "ve un partido diferente" dependiendo del color de la camiseta y de los sentimientos de los forofos de cada club.

Creo que, en definitiva, que el fútbol no es el opio del pueblo. El fútbol, sin dejar de ser un deporte, se ha convertido en un espectáculo de masas. Un deporte que genera muchos puestos de trabajo, desde la señora que vende las bolsas de pipas en el estadio hasta programas de radio y televisión pasando por los guardias de seguridad, los porteros de los estadios, los bares, la publicidad, los periódicos, etc.

48 comentarios:

  1. Evidentemente, es un espectáculo de masas y mueve una cantidad indecente de dinero. Por si solo tiene vida propia, pero tal vez sin saberlo aún se utiliza de forma velada como el opio del pueblo. Es tanto o más importante que un crac de un equipo tenga un resfriado, que la explosión de un atentado, y así se ve en la prensa y en todas las cadenas de TV

    ResponderEliminar
  2. Coincido en que no es el opio del pueblo y que da muchas fuentes de trabajo. Es un negocio y lamentablemente el negocio está tapando lo deportivo.

    ResponderEliminar
  3. Hay que ver la cantidad de puestos de trabajo y tan diversas que genera el fútbol. Nunca me había parado a pensar que es un deporte que da cabida a diversos tipos de deportistas...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Pienso que sí es un opio, que se infla desde los medios de comunicación. Ningún deporte tiene tanto espacio en los informativos. Ningún deportista gana tanto ni es tratado de estrella. El entretenimiengo de la masa mediante un espectáculo fácil de ser seguido, sin mucha intelectualidad ha sido practicado por el poder desde la antigüedad, como ejemplo, los espectáculos gratuitos para el pueblo del Coliseo romano.
    Mientras se hable de los futbolistas y del fútbol se desvía la atención de otras cuestiones del país.
    El futbol es una válvula de escape para todos los que participan de él , cada uno por sus motivos.

    Un saludo. Aunque hoy opine en contra, me siguen resultando muy interesante tus entradas. Palabra muy futboloera esta última.

    ResponderEliminar
  5. Aunque no me guste el fútbol, reconozco que si que da de comer a mucha gente,pero vamos que los que mejor comen son los jugadores.

    ResponderEliminar
  6. El fútbol, es un estímulo de neurotransmisores, por el vecino de asiento, por los colores, por la simpatía, por el grupo, por el olvido de la derrota, por la camaradería, por la injusticia, por la "arbitrariedad" ¡qué palabro!
    El fútbol es el calendario, la luna y el solsticio, la renovación, la caída de la hojas y las estaciones, la nueva esperanza y el año nuevo.
    El fútbol es la cultura social, el rito y la liturgia mas actual.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  7. flowers20:23

    Creo que todos los deportes son una batalla y una competición donde gana el mejor, pero lo que no debe de pasarse es de ser un aficionado a un fanático y desde luego en el deporte del fútbol es donde más escenas de agresividad se ven.

    ResponderEliminar
  8. flowers20:24

    Te mando saludos que olvide colocarlo al final de mi comentario, hasta otra!!

    ResponderEliminar
  9. El fútbol es un deporte muy noble, todo el mundo entiende de fútbol, genera trabajo y mueve muchos millones.

    Pedro como todo lo que mueve muchos millones, se ha convertido en un espectáculo de masas pero la nobleza del deportista de antes se ha perdido.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Es verdad que puede dar muchos puestos de trabajo, y en realidad, eso es lo único que a mí me gusta del fútbol... de resto ná, ni me gusta ni loentiendo, mucho menos el fanatismo con que algunos se lo toman...

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  11. A mi lo que me ha sorprendido siempre, es
    como es posible que la gente sienta los colores de su club como de su patria chica, cuando el equipo está compuesto en su mayoría, e incluso, totalmente por jugadores profesionales, provenientes de otros países, o provincias distintas...
    salud

    ResponderEliminar
  12. Hola.
    El hecho que con un simple balón hasta 22 personas puedan jugar simultáneamente, y que además un gran número de personas puedan disfrutar de esa actividad, convirtió al fútbol en un deporte de multitudes.
    De la popularización a la mercantilización solo hubo un paso; pero ese paso cambió radicalmente la concepción del fútbol.
    Esta situación convierte al jugador en una mercancía, un estandarte donde promocionar marcas o vender miles de franelas del equipo donde milite, y el fútbol pasa a un segundo plano.
    Pero no todo es malo, como el fútbol requiere mantener su carácter de espectáculo de masas, cada vez se necesitan más jugadores capaces de mantener despierto el interés por este deporte. Las mejores escuelas de fútbol, siguen siendo las calles y los pequeños espacios que le dejan las ciudades a sus habitantes económicamente menos afortunados.
    Es precisamente ahí, donde millones de chicos patean sus balones de cartón o de trapo, por el solo hecho de divertirse un rato, buscando siempre la forma de evitar al compañero del equipo contrario, al poste de la luz, al quiosco que vende las golosinas, a los perros que se atraviesan, a las bolsas de basura y, con todo esto en contra, anotar el gol que lo hará otro día feliz. Es en ese momento, único e irrepetible, que nace la magia que algún día con mucha suerte lo llevará a participar en el baile de los capitales.
    Es una especie de justicia divina...
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Cuando el país pasaba hambre, y se le ofrecía futbol para olvidar, si fué considerado el opio del pueblo. Hoy las cosas son diferentes.

    ResponderEliminar
  14. Me gusta que gane el Zaragoza, pero soy incapaz de ver un partido de fútbol, no tengo ni idea de los comentarios que hacen los locutores, cuando en alguna ocasión he tratado de ver jugar al Zaragoza "le acaba de hacer la vaselina", "y dando un fuerte chupinazo, que desvía la cabeza de..."
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Odio el futbol por culpa de tanto forofo, y de tanta publicidad que le dan a esta "mierda" de deporte. Hay muchos más deportes en el mundo, que sus jugadores se esfuerzan mucho más y ni siquiera les nombran, ni siquieran les ofrecen un par de minutos en la sección de deportes del telediario ni un par de líneas en la prensa.

    Los futbolistas se han convertido en metrosexuales, y verlos en el campo es bochornoso teniendo en cuenta el dinero que ganan.

    ResponderEliminar
  16. Precisamente ese es el problema; cuando algo empieza a generar muchos beneficios a muchas personas (o a no tantas), se deja de discutir sus daños o beneficios en otros sectores. Lo que produce dinero es bueno, y no hay más que hablar.
    Así nos va.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Hola, El fútbol es una mezcla de varias cosas: deporte, sentimientos, y dinero. Un gran negocio que poco a poco ha ido desvirtuando lo que es el deporte en si. Hoy hablamos de fútbol aunque se puede extrapolar a otros deportes también muy seguidos. La sociedad de consumo que vivimos lo está alterando todo. Es una manera de canalizar ilusiones y frustraciones, sigue siendo como antaño e incluso peor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. no me gusta el fútbol.
    Si es cierto que da de comer a muchas personas, y como dice Runas, quienes mejor comen son los jugadores.
    Me parece excesivo el papel que tiene hoy en dia el futbol, el dinero que se mueve a causa de ello y que personas mueran a causas de palizas porque ha perdido un equipo y no otro.


    los deportes no son espectáculos, es algo bonito de ver, hacer y sentir.

    ResponderEliminar
  19. Sí, tiene usted razón en la esencia pero voy a apuntarle dos datos que no escapan a cualquier observador medio:
    - los futbolistas en rara ocasión se adentran en los caminos de la cultura o la inteligencia, como si la habilidad de sus extremidades inferiores estuvieran reñidas con el pensamiento
    - hay gente cuyas vidas se reducirían a la nada si se les quitara el fútbol. ¿Qué mueve a un aficionado a esperar a los jugadores a que salgan del estadio para insultarlos?, por poner sólo un ejemplo...

    un saludo

    Pd: que conste que como porteño, me encanta el fútbol...

    ResponderEliminar
  20. la verdad es que ni me gusta el fútbol ni entiendo, de hecho no hay cosa que más me moleste que estar oyendo un partido de fondo. Y creo que se ha convertido en un gran negocio. Sinceramente, me parece de verguenza las cantidades que se pagan, por ejemplo, a los futbolistas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. bueno como mujer de futbol se lo que sabes tu de cosmeticos....pero hace dos domingos que fui a comer a la casa de mi padre y lo uncio que hace es ver futbol las 24 hs y encima todos los dias.....yo le pregunte que porque veia tanto futbol....y me respondio algo que me parecio fantastico e inesperado-me dijo: como no voy a mirar futbol....si el futbol es exquisito y me dejo callada..
    porque en realidad ama el futbol...por lo menos aqui en argentina el futbol es pasion de multitudes.... un beso grandote NEURO :)

    ResponderEliminar
  22. Creo que cuando se utiliza esa expresión "opio del pueblo" referido al fútbol, tiene un sentido mucho más amplio que este deporte. Me refiero al hecho de que las personas transfieren sus inquietudes, sus aspiraciones, sus insatisfacciones, etc. a un deporte o espectáculo (sea fútbol u otro) y con ello dejan de pensar en todo lo que les falta, las injusticias, etc. Esto no es nuevo. Ya en la antigua Roma se contentaba al pueblo con el famoso "pan y circo", esto es, algo que llevarse a la boca y un espectáculo capaz de despertar las emociones y hacer que uno se sienta compensado. En fin, esto no va en contra del fútbol, pero hay que pensar también en canalizar las energías por diversos derroteros. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  23. Discrepo en que en el futbol hay cabida para todos, al menos no en estos tiempos y no hay más que pasarse por un entreno de chavales. El único deporte donde si hay cabida para todo el mundo y donde realmente se trabaja para el bien común porque no existen las individualidades es el rugby. En el fútbol no existe trabajar para el bien común. Está plagado de individualidades. Hay una frase que dice que el rugby es un deporte de bestias jugado por caballeros y el fútbol un deporte de caballeros jugados por bestias. Esto no quiere decir otra cosa que jamás verás en un partido de rugby insultos al árbitro o luego entre los jugadores de diferentes equipos. El tercer tiempo elimina todo tipo de diferencias y uno se dirige al árbitro llamándolo señor, en señal de respeto. El fútbol es las menos de las veces espectáculo y las más de las veces negocio y violencia. Es muy frecuente ver a las puertas de un estadio los papás con los nenes pequeños insultando y acordandose de los familiares del árbitro, jugardores y cuerpo técnico del equipo contrario. Es un auténtica lástima.

    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Me gustaría que los futbolistas fueran españoles y ganaran ellos ese dinero, en España tiene que haber buenos futbolistas pero no interesa promocionarlos no son "famosillos" están más considerados los extranjeros y como tienen el chollo asegurado, corren detrás de la pelota si se les cruza en el camino.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Por supuesto que el fútbol sí es el opio del pueblo. Está bien que genera muchos puestos de trabajo, pero con el sueldo de la mitad de algún equipo podrían pagarse las investigaciones de los cerebros que se nos fugan. Hay formas y formas de hacer dinero y trabajo y no todo es espectáculo.

    Jamás entenderé el nivel de implicación del forofo en su equipo. Es un hecho la mar de curioso, y se me ocurren varias explicaciones: la necesidad de sentirse algo más grnade que uno mismo, de unirse con la masa, de escudarse en algo para desahogarse insultando y maldiciendo...

    Cómo se puede experimentar sufrimiento al ver perder a 'tu' equipo y alegría al verlo ganar, y ciertamente lo primero suele ser más frecuente que lo segundo.

    El fútbol en sí es un deporte bonito, precioso, pero lo que ha surgido a su alrededor lo ha convertido en algo... algo menos noble, y el motivo es el dinero que maneja a su alrededor.

    ResponderEliminar
  26. Pero eso del opio no lo dijo Marx refiriéndose a la religión?

    Es broma. El fútbol fue durante mucho tiempo el "Circo" romano, como lo son ahora los realitys o la televisión en general.

    Cuando se potencia una actividad con ánimo de que se evite atención a otra, es entonces cuando aparece el "circo" romano.

    ptons.

    ResponderEliminar
  27. Vaya, vaya, oye muchas gracias, me has hecho ver el futbol desde otra perspectiva que nunca me había planteado, por supuesto mejor y mas positiva, hasta el juego en sí, nos lo has planteado casi como si fuera un juego de perspicacia, de inteligencia, ya no lo veo como el típico tópico de "once tios en calzoncillos corriendo tras un balón".
    Se agradece amigo
    Un beso

    ResponderEliminar
  28. Me quedo con el deporte aventura =)

    ResponderEliminar
  29. El futbol es una muy importante valvula de escape para mucha gente no solo el día del partido sino toda la semana.

    ResponderEliminar
  30. El fútbol mueve mucho dinero como bien dices en tu post. Muchísima gente vive del fútbol y no sólo los futbolistas. ES una gran distracción de nuestros tiempos. NO le veo nada malo. Y eso del opio del pueblo es una bobada de torpes intelectuales. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Da trabajo, pero tambien mucha violencia, como uno puede morir mirando un partido en vivo, por un barrabrava!.

    Un beso

    ResponderEliminar
  32. Qué le puedo decir amigo, si mientras le escribo, tengo el sonido de los televisores en mi casa, con el partido de Boca contra no sé quien, y marido e hijo absortos en el juego!

    ResponderEliminar
  33. Me encanta el futbol, es buenisimo verlo... a parte de que es una fuente d etrabajo para muchos..es grandioso ver familias reuniendose para ver un partido...es algo que pasa y ahi esta...El futbol es uno de los mejores deportes! Aunque es usado por muchos politocos para la distracción (no se puede negar) no le quita LO GRANDE que es!

    ResponderEliminar
  34. No me gusta el fútbol, pero que sea el opio del pueblo... depende del pueblo. Conozco a mucha gente que le gusta pero no por ello vive el fanatismo de este deporte. Si no crees que sea el opio del pueblo, que piensas que lo pueda ser? Lo sigue siendo la religión? La televisión tal vez?

    ResponderEliminar
  35. Afortunadamente hoy en día hay muchas opciones para divertirse, el fútbol es una más. Ni mejor, ni peor, esa posibilidad que muchos escogen para pasar su tiempo de ocio.

    saludos

    ResponderEliminar
  36. Fíjate que te voy a dar en parte la razón…evidentemente mueve y genera dinero, por supuesto muchísisisimo más para los jugadores, pero de veras no crees qué bastante gente acude a ver los partidos para descargar de forma mal entendida su adrenalina mal llevada, porque vamos, para oír insultos, improperios y demás zarandajas nada como un partido de fútbol…no sé tengo mis dudas, creo que por supuesto es un deporte, evidentemente de masas y quizá ahí este el problema, todo aquello que consigue atraer masas desvía la atención de “temas con menor interés”.

    Interesante blog. Saludos.

    ResponderEliminar
  37. Como la política, choubusines en estado puro

    ResponderEliminar
  38. hola neuro puedes pasar por i blog a leer un post que he dedicado para ti....no soy buena dando premios

    ResponderEliminar
  39. En Argentina, este deporte ha sido "cortina de humo" en muchas instancias de la vida del país... 1978: Mundial de fútbol, sólo por citar algo del pasado, a dos años de instaurado un gobierno de facto, fue el punto más álgido sobre secuestros, torturas,
    vejaciones a mujeres embarazadas, etc.... incluso hoy día, sigue siendo una cortina de humo, que no deja ver la verdadera realidad por la que atravieza el país, con una presidenta totalmente debilitada a poco más de 120 días de asumir el cargo, con un ex-presidente -su marido- quitándole poder... grave conflicto gobierno-campo, etc. etc..

    Realmente, todo esto no quita, ver la "copa medio llena", pensando en la fuente laboral que este deporte brinda, a instancias de un país con una alta tasa de desocupación... como también, el hecho de sacar a la clase más menesterosa durante 90 minutos, por así decirlo, de su pronunciado letargo...

    Muy interesante tu blog, gracias por visitar el mío Bloghotpoint, andaré por aquí más de seguido.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  40. Opino que no sólo es el opio sino que quienes lo consumen son faloperos consumidores de ilusiones inútiles.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. Creo que has conseguido lo que te proponías, que es sembrar el debate.
    A mí, personalmente no me gusta el fútbol, aunque bien es cierto que da de comer a mucha gente (lo cual es positivo aunque unos coman mejor que otros)
    Pero ¿hasta qué punto el circo mediático/económico/social que se ha construido alrededor del fútbol no es uno de los opios del pueblo? ¿Qué tipo de emociones inherentes al ser humano maneja y canaliza este espectáculo? ¿Hay algún objetivo detrás?

    ResponderEliminar
  42. En mi opinión, en primer lugar, y bien manejada, está la cuestión negocio. Muchos son los que viven del mito y viven extraordinariamente bien. Los futbolistas son mercancía que se compra y se vende.

    La pasión se cultiva. En los tiempos del franquismo era el único tema del que los hombres podían hablar, con libertad, en todas partes. También se estimulaba el patriotismo: los partidos internacionales.

    Los hombres, siempre en mi modesta opinión, encuentran en el fútbol una evasión que se abre en todas las direcciones: canaliza su amor a su tierra; incluso sus ganas de salir de casa con una excusa; su irascibilidad o violencia -llámalo como quieras- también está justificada. Rellena otros muchos huecos que no se atienden, como es el sentimiento de que se forma parte de una colectividad, etc.

    Pero todo ello no deja de ser un entramado cuyo resultado final es fidelizarle para que dependa de ese consumo y se gaste, naturalmente, su dinero. Dinero que irá a pagar "fichajes" que no tienen sentido y conclusión final:
    es una manipulación de niveles siderales. ¡Hasta China se está incorporando al futbol!

    ResponderEliminar
  43. Bueno, opio sigue siendo pues distrae a las masas de pensar en cosas más importantes o trascendentes. Pero, sí es posible que ya no sea utilizado como tal desde los estamentos políticos. El fútbol se ha socializado y no es un instrumento con el que puedan manipular tan fácilmente a la gente, pero, miles de años después, sigue valiendo aquello de "Al pueblo, pan y circo" (hoy sería, "Alpueblo, pan y fútbol")

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  44. lo peor de hoy es que el futbol es política, osea, que no sirve para desviar nuestra atención de la política... jeje. Saludos y gracias por pasarte por mi blog.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  45. Bueno, sea el futbol opio o no, al final, con sus reglas y parafernalia, no viene siendo más que pegarle en equipo a una pelotita ¿no? Una pregunta más interesante sería: ¿Qué otra cosa, de mayor importancia, podríamos estar haciendo, pensando o sintiendo ahora mismo sino estuvieramos leyendo, escribiendo, hablando o, inclusive, jugando futbol? Algunos objetarán: "bueno, eso depende de a qué le llames 'de mayor importancia'", y probablemente no faltarán quienes, en tierra de futboleros, aboguen por el futbol y hallen un hilo de trascendencia en esa actividad. Mucho de esto depende de qué, exactamente, consideremos como importante o no en lo personal y como sociedad. Si pensamos que en un mundo donde, diariamente, mueren personas a causa del hambre, de enfermedades, de guerras, por creencias religiosas y por dinero, vale más preocuparse por el futbol, quizá, porque eso es preferible antes que intentar una lucha por causas y problemas ajenos, quizá no haya cabida para preocuparse mucho de si el futbol embrutece o no a las personas. Finalmente, es una de tantas formas que tiene el hombre de entretenerse, lo único que yo consideraría preocupante es pensar en futbol, hablar de futbol, vestirse como futbolista, etc., haciendo de una mera entretención, algo con lo que muchas personas se divierten, algo que "parece" importante cuando, quizá, lo importante es de lo que no hablamos por estar discutiendo, acaloradamente, por cómo un grupo de jugadores le pegan a una pelotita. Saludos y felicitaciones al administrador del blog por un sitio tan interesante. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  46. El fútbol es la cosa más importante de las cosas menos importantes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Es verdad lo que escribes Neurotransmisores.

    Esto no quita que el futbol por ser un espectaculo de masas, al igual que otros deportes, se utiliza para encauzar los nacionalismos, por los grupos políticos internacionales.

    De todas maneras esto no quita lo bonito que es el Futbol.

    Se despide un hincha de la Selección Argentina y de Independiente.

    Abrazo

    Marcial

    ResponderEliminar
  48. "El fútbol es la cosa más importante de las cosas menos importantes", totalmente de acuerdo, Fernando. Saludos neuro!

    ResponderEliminar