13/3/08

Recordando al Rey Lear

No se como estaba preparándome un café y me vino a la cabeza el recuerdo de un amigo fallecido. Era una persona triunfadora hasta que un buen día se quedó sin empleo y se vino abajo, toda aquella veneración que le tenían familiares, amigos y conocidos se volatilizó, se quedó sin fuerzas para seguir "actualizado" finalmente murió casi desconocido. Haciendo asociación de ideas recuerdo un libro de William Shakespeare que recomiendo a todos que se titula el Rey Lear.

Es un libro corto, de pocas páginas, intenso, de fácil lectura, real como la vida misma y que obliga a reflexionar sobre la vida, los sentimientos, las envidias, los triunfos, las derrotas, la amistad, el amor paterno-filial y sobre todo el ansia de poder.

20 comentarios:

  1. Conozco una historia muy similar, y hay una canción de Julio Iglesias que dice así:

    Llegar a la meta cuesta
    te cuesta tanto llegar
    y cuando estás en ella
    mantenerte cuesta más.

    Procura no descuidarte
    ni mirar hacia detrás,
    o todo lo conseguido
    te lo vuelven a quitar.

    Aquí no regalan nada
    todo tiene un alto precio
    peldaño que vas subiendo,
    peldaño que hay que pagar.

    Aquí hay que bailarlo todo
    sin perder jamás el paso
    te suelen soltar la mano
    si ven que hacia bajo vas.

    Vuela amigo, vuela alto
    no seas gaviota en el mar
    Vuela amigo, vuela alto
    no seas gaviota en el mar
    La gente tira a matar
    cuando volamos muy bajo
    La gente tira a matar
    cuando volamos muy bajo

    Amigo aproveche el viento
    mientras sople a tu favor
    que el aire te lleve lejos
    cuanto más lejos, mejor

    Que aquí el que se queda en tierra
    lleva la parte peor
    se van cerrando las puertas
    te van negando el adiós

    Aquí no regalan nada
    todo tiene un alto precio
    peldaño que vas subiendo,
    peldaño que hay que pagar.

    Aquí hay que bailarlo todo
    sin perder jamás el paso
    te suelen soltar la mano
    si ven que hacia bajo vas.

    Vuela amigo, vuela alto
    no seas gaviota en el mar
    Vuela amigo, vuela alto
    no seas gaviota en el mar
    La gente tira a matar
    cuando volamos muy bajo
    La gente tira a matar
    cuando volamos muy bajo

    ResponderEliminar
  2. muchas veces la fortaleza de uno nace de la fuerza que te proveen otro cercanos como la familia por ejemplo...y en cuanto al libro habria que leerlo para opinar mejor y asi encontrar la asosiacion de la que hablas...
    un besin..

    ResponderEliminar
  3. Se me ha olvidado "El rey Lear", tengo que volver a leerlo.
    Pensando en la letra que pone marta no puedo evitar hacerme la preguntita:
    ¿Se joderia Rajoy por ser gaviota?..jajaja
    Salud, Genín

    ResponderEliminar
  4. Supongo que se inspiraron en Juan salvador Gaviota para esta canción

    ResponderEliminar
  5. Conozco el libro y casualidades, se lo he dejado a una amiga el pasado fin de semana y por motivos parecidos a los que tú expones para leerlo. La historia que nos cuentas sobre tu amigo es un realidad más habitual de lo deseado. Quizá por eso siempre se diga que sabrás quien está realmente a tú lado cuando tienes problemas serios. Y a veces ocurre que estás tú sólo, no hay nadie más, lo que te lleva a descubrir la condición tan mezquina (utilizaría una palabra más fuerte, pero puede que no sea necesario) de las personas que te rodeaban y decían llamarse amigos, familiares...

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Cuanto más arriba llegas más dura será la caida.

    ResponderEliminar
  7. Leí el rey Lear cuando estudiaba bachiller. Es una lástima que las personas sólo te valoren por tus triunfos sociales.

    ResponderEliminar
  8. Estamos tan acostumbrados a "ser" tal o cual cosa.
    "ser" médico, "ser" abogada, "ser" mecánico, "ser" secretaria, que nos olvidamos de SER solo personas.
    Algunas personas viven para trabajar, en vez de trabajar para vivir, y lo peor de todo, es que los que están alrededor piensan que "sos", solo si tenés exito.

    ResponderEliminar
  9. Creo que muchas veces creemos que somos fuertes, emocional como espritualmente y de repente las circusntancias de la vida nos golpean; ahí,con suerte nos percatamos, que somos humanos y que ojalá tengamos una oreja y un hombro en donde apoyarnos!

    ResponderEliminar
  10. Es verdad, a veces nos tenemos que reeplantear las prioridades... a veces.

    Bss. Nos vemos.

    ResponderEliminar
  11. Ya lo escribió Shakespeare: la vida es un cuento contado por un idiota.

    ResponderEliminar
  12. Conozco un caso parecido, buen profesional, con cierta edad se quedó sin trabajo. Falleció esta semana y se puede decir que en la miseria.
    Leeré El Rey Lear
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Shakespeare ó su "Negro" (nunca se sabrá) conocía como nadie el alma humana. Por eso Rey Lear sigue teniendo absoluta actualidad 400 años después.

    Saludo cordial.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por tu visita, te felicito! muy interesante tu blog.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Recuerdo que un compañero de trabaJo me comentó hace no mucho una situación cALcada a la que describes, tan cierta y real en estos días en el que, como casi todo, uno puede pasar del todo a la nada y en nada perderlo todo.

    En cualquier caso, felicidades por un blog estupendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Gracias por la recomendacion. Shakespeare es para la lengua Inglesa como Cervantez para la Castellana. saludos cordiales

    ResponderEliminar
  17. Es triste como los fracasos y las perdidas nos conducen a la muerte, en un libro de ronald l. hubbard lei alguna vez precisamente eso, que uno comienza a morir desde antes, permites las derrotas, permites las perdidas, dejas de luchar, nada importa ya, desde ese momento comenzamos a morir, hasta que es definitivo.

    Nunca se pierden las oportunidades todo final nos conduce a un comienzo eso no hay q olvidarlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Gracias por la recomendación. Es curioso ver cómo el ánimo de una persona influye para su estado de salud hasta el punto de llevarlo a poner punto y final a sus días. Es una especie de suicidio pasivo. Sí, pasa más de lo que la gente cree, sobre todo en la población anciana, cuando se ven sin el apego de sus familias, cuando se ven postrados en un asilo... entonces en silencio, deciden morir.

    ResponderEliminar
  19. Ya se sabe que la vida es un cúmulo de experiencias y no todas han de ser agradables.
    Por eso hemos de aprender a afrontarlas con inteligencia y sin que nuestros fracasos personales nos afecten más allá de lo necesario porque debemos aprender de nuestros errores.
    Un saludo. :D

    ResponderEliminar
  20. Uno de los grandes peligros de triunfar en la vida es que se pierde la perspectiva de la gente que rodea al triunfador y olvida que existen personas que sólo se arriman a alguien cuando triunfa y que cuando dejan de brillar suelen ser los más crueles en sus críticas.
    Un saludo

    ResponderEliminar