11/10/07

El despotismo de los niños

Hoy estaba esperando en el ambulatorio médico y había una señora con dos niños, uno era un bebé y otro algo mayor tendría unos 5 ó 6 años. El niño mayor estaba jugando con una pelota. La madre con mucho trabajo y tesón se la quitó para que no molestara.

Entonces el niño empezó a darle el coñazo al bebé (estaba dormido) moviéndole el carrito. La madre primero le llamó la atención
por las buenas y le dijo "si no le estaba escuchando". El niño no contesta y al cabo de unos minutos vuelve a la carga, y así sucesivamente durante media hora. La madre ya no podía más, estaba congestionada y se le estaba poniendo cara de "sufrir".

En fin, que la madre no se atrevía a darle un cachete por la vergüenza por haber otras personas delante (me supongo que el cachete se lo daría al llegar a casa).

Hasta dónde hemos llegado con las nuevas leyes de protección del menor. En nuestra época nos daban un cachete delante de otras personas y se solucionaba la situación. Ahora se quiere hacer razonar a los niños de 5 y 6 años sin resultados.

13 comentarios:

  1. Vaya! y yo que creía que los mocosos mas maleducados y sobreprotegidos estaban bien al Sur.
    Veo que es una pandemia, como dice, un buen cachetazo a tiempo evitaría estas escenas espantosas.
    Luego tenemos lo que tenemos: eternos adolescentes incapaces de aceptar los no del mundo.
    O hijos que luego nos dicen: pero es que nunca me pusiste los puntos!!!

    Saludos, muy bueno tu blog

    ResponderEliminar
  2. Todos hemos sido niños y como niños hemos pasado por los mismos empeños, los mismos caprichos... ni a mí ni a mis hermanos, nos tuvieron que levantar la mano jamás para hacernos saber, de una manera o de otra,como debíamos comportarnos. Nunca tuvimos un castigo corporal y ahora somos personas mayores de provecho y con una educación y respeto por los demás extremos. Se pega a un niño (cachetada o paliza) cuando no se tiene ni idea de cómo educarle, y con ello únicamente se le transmite que a veces es la fuerza bruta la que marca las normas.

    ResponderEliminar
  3. yo tampoco creo que sea la solución un cachete...

    no sé, en estos casos, si no entra en razón por el razonamiento, valga la rebundancia, yo practicaría la ignorancia. Coges al bebé, lo apartas del otro y te vas, a otro asiento y le haces saber que si se comporta así de mal, si no tiene respeto por los demás, no hay nadie que lo respetará y lo ignorarán siempre...

    es una idea

    ResponderEliminar
  4. Hola.

    Tocas un tema muy importante. Creo que a veces es necesario ese cachete.

    Lo que no podemos hacer es pasar de un extremo a otro. "Un cachete a tiempo" no es una frase vacía.

    Soy la persona menos violenta que conozco, pero no me va la demagogia.

    Es mi opinión. Estamos muy laxos últimamente. Antes, en mi época, no pasabas de curso si te quedaba una. Ahora, puedes pasar de curso suspendiendo 4 asignaturas.

    ¿La permisividad es la solución?

    ResponderEliminar
  5. Ya no hay ni padres xomo los de antes ni los niños son como los de antes.
    Estos ultimos 4 años igual mas o menos e comprobado antes de terminar el batxillerato, que los niños de hoy en dia cada dia son mas bravucones y se ponen gallos asta a un mayor. Yo a su edad si veia un mayor agachaba la cabeza y si me decia algo eso iba a misa. Los de hoy en dia asta te llaman hijodeputa.
    Se a perdido la linea de respeto que deverian de tener los pequeños frente a los mayores. Bien porque la actitud que se esta tomando con los niños es la del dialogo y intentar que razonen lo cual esta muy bien pero, hay momentos en los que un cachete a tiempo uno nada mas correctivo y severo es necesario.
    Esto se pone peor con los chavalillos que salen ahora de 15 años que se creen los reyes de todo y demas.

    ResponderEliminar
  6. El niño mayor solo quería llamar la atención de su madre por los celos que siente por su hermano menor.Ahora los padres intentan hablar y hacer razonar a los niños pero no se les inculca ningún tipo de disciplina y creo que es lo único que les hace falta a los jóvenes de ahora ,sobre todo a los adolescentes que son unos perfectos chulos y malotes (no todos por supuesto).Se les protege demasiado
    y crecen sin saber solucionar ni el más mínimo problema porque papá y mamá los defienden a capa y espada (agresiones a los maestros ,compañeros ,etc..)sin castigos ni un buen sopapo y enseñándoles que pueden hacer lo que les venga en gana que son los dueños del mundo.A los niños los educaron así.Quien se merece una buena hostia son los padres por criar delincuentes en vez de hijos y no querer ver que sus hijos no son perfectos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con Intoku, a toro corrido, como dicen,me acuerdo de los "cachetes" no palizas( que no es lo mismo), que me arrearon mis padres por cabroncete ;-), no por ello soy un maltratador ni nada parecido.Me educaron lo mejor posible pero sin el rollo compadreo amiguetes que existe hoy en día entre padres e hijos, los padres son educadores de valores y otras cosas,pero no tienen que ser "amigos" y cómplices de sus hijos, creo que tiene que haber un respeto.
    Me sorprende ver que un profesor hoy en día es un pelele en manos de sus alumnos, porque el pobre hombre sabe que posiblemente le pegue el hijo y el padre.
    Hace 4 meses en el aeropuerto de Palma se detuvo a un hombre porque le pego un par de cachetes a su hijo porque el niño le monto un "rabietada", lo vio una de las de las mujeres de la limpieza y lo denuncio en la comisaria del aeropuerto.Dos días detenido el pobre hombre.
    Luego pasa que un niñato de 14 años pega a sus padres.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Me gusta lo tuyo. Felicitaciones. guzsergi.

    ResponderEliminar
  9. Tengo tres hijos y me casé muy joven. Con 24 años y mi primer hijo lo tuve a los 26.
    Aseguro que no asistí a ninguna escuela de padres para educar a mis hijos. Lo hice lo mejor que supe y pude y eso, comporta aciertos y errores como los que tuve, pero de lo que sí estoy seguro es que los padres y madres "normales" educan a sus hijos con la convicción de que están haciendo lo mejor por ellos.

    ResponderEliminar
  10. está en la naturaleza del niño ser déspota.. incluso cruel

    está en la naturaleza de un decente progenitor que eso no se haga una costumbre.

    ResponderEliminar
  11. Los niños no conocen los límites hasta que los padres se los enseñan y creo que los padres que los marcan a cachetes tampoco han aprendido de los suyos a marcarlos más que por este método agresivo. Este es un caso típico, creo yo, en el que hay una emoción subyacente no identificada --la frustración de la madre-- que culmina en la pérdida del control emocional si se recurre al cachete o al azote. Efectivo, sin duda, pero no aleccionador, puesto que pronto el niño lo hará tambien con los más débiles y no sabemos que grado de fuerza pondrá en ello. Si eso ocurre,ya se sabe, cachete llama a cachete ¿y de ahí?

    Si la madre se hubiera puesto en contacto con su propio sentir no hubiera tardado mucho en pensar en averiguar que sentía el niño. A cuchicheo de sala de espera de ambulatorio hubiera podido prestarle la atención necesaria para averiguar que sentía. Un niño ocupado en responder a preguntas sencillas como ¿te aburres? ¿que sientes cuando estas aburrido? ¿crees que las personas que estan aqui tambien se aburren? Esto seguido de sugerencias para evitar el aburrimiento ayuda al niño a conocerse y saber lo que siente el y tambien los demás y a buscar soluciones. Además está entretenido e interactuando con su madre, lo que hará que se sienta comprendido y valorado. La mejor manera, creo, de aprender valores es sentirse valorado. Esta escena que describo se ve tambien a veces en los ambulatorios y parece tener mucho exito.

    ResponderEliminar
  12. Es muy difícil determinar cuándo es necesario el cachete. De cualquier manera, estoy de acuerdo con Jordi Ruiz. Hoy por hoy, pasa lo que pasa...

    ResponderEliminar
  13. Terrible, pero creo que nuestros hijos, esos a los que no nos atrevemos a pegar, los estamos educando fatal.
    Un bofeton a tiempo soluciona muchos problemas futuros.
    El maltrato es otra cosa.

    ResponderEliminar