1/9/07

La censura de la mente y la justicia

Vivimos en una jaula. Perdimos la libertad cuando salimos del "paraíso", salimos de éste y perdimos la inocencia cuando dejamos de estar "más allá del bien y del mal".

Empezamos a razonar, a hacer el bien y el mal (bonitos conceptos). Vivimos con un lastre, nuestra conciencia que nos dice "lo que nos enseñaron que está mal".


En un principio nos juzgaron, después nos juzgamos y por último juzgamos a todos y a todo: juzgamos a la sociedad, a los políticos, a los futbolistas y también juzgamos las cosas.

Todo pasa por la censura de nuestra mente, a todo le ponemos una etiqueta de bueno y sus derivados: bonito, de calidad, excelente, y por el contrario la etiqueta de malo: feo, de poca calidad, sucio.

Los adjetivos bueno y malo fueron derivando en otros que pero en última instancia se reducen a éstos dos: bueno y malo

¿Podremos salir de la jaula? Sinceramente creo que no. Muchos ya lo han intentado antes, intentar salir de la dualidad de los opuestos no está al alcance de cualquiera. Habría que volver a nacer, pero antes hay que morir en el plano psicológico.

9 comentarios:

  1. Muy bueno el tema que planteas...A mí me parece que lo bueno tal vez no sea dejar de juzgar. Esa capacidad nos permite manejarnos en el mundo real. Lo que ocurre es que en vez de ser una herramienta a nuestro servicio que nos permita manejarnos por la vida, se transforma en un tirano que no nos permite estar abiertos a nuevas elaboraciones. La herramienta se hace dueña de la mano y al fin de nosotros mismos. Por último no nos es más útil.

    ResponderEliminar
  2. Excelente e interesante. Coincido con Bosco en que el tema no es dejar de juzgar. Y, siguiendo con el razonamiento de Bosco (la tiranía del juicio) opino que la clave nos es juzgar o no juzgar, sino CÓMO juzgar. Con qué juez, con qué jurados. Si somos capaces de separarnos de aquéllo que estamos juzgando, y del juicio en sí mismo, y somos capaces de (disculpen el juego de palabras, es adrede) juzgar nuestra forma de juzgar ... de verdad opino que nos habremos mejorado a nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  3. al escribir tú acerca de esta jaula, lo haces como si fuera algo ficticio, muy fuerte, pero de alguna forma ficticio, irreal... no sé si me doy a entender. ¿Mi punto es el siguiente: será que es una jaula?

    Y si finalmente, ¿bueno y malo, no son invenciones? ¿Qué tal que pretender que lo sean sea la verdadera jaula?

    No pretendo tener la razón o la respuesta, pero sí aportar con otro punto de vista.

    Saludos y gracias por la visita a mi blog.

    ResponderEliminar
  4. Yo siempre voy a resumir el tema que planteas en el respeto. Poco a poco me puedes ir conociendo por mis relatos que sé que lee de vez en cuando y yo me baso en el Respeto y la Libertad de las personas. Por lo tanto, coincido con bosco y rubén, no hay que dejar de juzgar, sino ver de que forma se hace... por lo tanto, respetando, creo que siempre se llegará a un buen juicio.

    ResponderEliminar
  5. Un tema interesante, hasta diría que Eduard Punset te lo ha copiado!!!

    Hace poco escribí algo sobre este tema.

    Nuestra libertad es digna de estudio, nos creemos libres de pensar, sentir y actuar, pero lo somos?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. El tema es que evaluemos lo que está bien o está mal, con fines productivos, para imitar lo bueno y evitar lo malo,,,,juzgar sólo para criticar no tiene sentido, no le sirve a nadie...mi humilde opinión...

    ResponderEliminar
  7. Carolina Sánchez Carrizo3:34

    Se puede encontrar un término medio a las cosas.
    Se puede escapar el dogma.
    Juzgar es un derecho. Juzgar es opinar sobre las cosas. La Psicología es Señora en juzgar. Quién es la psicología para determinar que un tipo es patológico porque se asegura que la canilla quede cerrada veinte veces? Quién esta mujer, La Psicología, para etiquetarlo de obsesivo? Si ella misma quizás sepa que el tipo vivió en los alrededores del Mar Muerto, donde escasea tanto el agua...Entonces no es patología sino una conducta razonable.
    Por otra parte, podés tener la mente abierta...pero también podés tener un familiar a quien querés mucho que no la tiene, y por amor a él...no hacés ciertas cosas de mente abierta, porque a tu ser amado le dolería esa cosa de mente abierta.

    ResponderEliminar
  8. Carolina Sánchez Carrizo3:36

    Ah...caramba...el comentario tiene que ser aprobado?

    Eso no es tener mente abierta, Sr..

    ResponderEliminar
  9. Carolina Sánchez Carrizo3:52

    Sirve para reflexionar, un jucio para criticar tiene el sentido de desenmascarar una injusticia o una incoherencia de la vida más, lo que mi sujetividad, considera cierto.
    Aprobar o desaprobar un comentario NO es ético. Entonces, no nos sentimos libres de opinar. Las opiniones personales no se evalúan.

    ResponderEliminar