21/7/07

Derecho a preguntar y derecho a no contestar

En este país parece que cuando alguien te hace una pregunta tienes la obligación de contestarla. Yo creo que tienes el derecho, no solo, de no contestarla sino también el de no escucharla.

Suena el telefono y una voz de señorita después de darte los buenos días y de llamarte D. Fulanito de tal, como si fueras un personaje importante, pues lo primero que te pergunta es "si tienes hipoteca".

O te llaman de la compañía de gas y pregunta si tienes calefacción. O te llaman de un banco diciendo que te ofrecen mas que ... y tienen la desfachatez de vender preguntando.

Yo no si en las nuevas técnicas de marketing de ventas está así programado y es que a las personas cuándo les dicen que es una encuesta pues les gusta contestar, la verdad es que no me lo explico.

Después también vienen por la puerta y te preguntan que compañía de teléfonos tienes. Y así sucesivamente, todas las ventas empiezan por una pregunta. Con lo sencillo que sería que se presentasen y que dijeran lo que ofrecen, pues no, además son mal educados, a mi pregunta de "que quieren" o "que desean" pues siguen con el mismo disco rayado.

Parece como si preguntar es un derecho y el no contestar no lo fuera.

3 comentarios:

  1. Sí es cierto que a veces (o casi siempre) llegan a ser maleducados. Pero la mejor manera de enredarte es escondiéndote la trampa para que la pises. Si te llamaran ofreciéndote directamente lo que venden en seguida les colgarías.
    Yo dejo que se expliquen y después de estar el rato que estén hablándo de las bondades del producto les digo que no me interesa. Si insisten lo mejor es cortarles con una excusa tipo "se me quema la comida". Por desgracia tengo demasiada educación (y unas buensas dosis de imbecilidad :P).

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Pues verás...
    Hay una forma rápida de pararles los pies.
    Si tienes un teléfono que te indica la llamada entrante, casi siempre, por no decir, siempre, verás: PRIVADO, en lugar de un número de teléfono convencional.
    Si decides descolgar (mala opción), cuando esa persona empiece a hablar, le cortas y le dices que nunca hablas con quien no se identifica con el número de teléfono. Le dejas con la palabra en la boca y a otra cosa "mariposa".

    ResponderEliminar